Efemérides

16 DE ABRIL: DÍA MUNDIAL DE LA VOZ

Como cualquier otro órgano, la voz forma parte del cuerpo de las personas. En los docentes, es el medio fundamental de comunicación y expresión, y está expuesta constantemente a factores personales y laborales que pueden afectarla.

 

FOLLETOS PARA IMPRIMIR

 

¿Sabías que los problemas de la voz se pueden detectar precozmente?

La disfonía en los docentes es una de las enfermedades reconocidas como profesionales en la Ley de Riesgos del Trabajo. La definición de enfermedad profesional implica un daño en la salud del trabajador expuesto a ciertos riesgos laborales. Es decir, hay una correlación directa entre riesgo laboral y daño producido, que implica que las condiciones de trabajo no adecuadas provocan un daño.

La  Ley de Riesgos del Trabajo presenta un listado cerrado correlacionando el agente de riesgo, la actividad y la enfermedad. En nuestro caso seria: El agente de riesgo: sobrecarga de la voz I La actividad: docente  I La enfermedad: Disfonías por edema, pólipos o nódulos en las cuerdas vocales.

¿Qué indicadores debemos tener en cuenta?

  • Fatiga de la voz, que aumenta con el uso y mejora en los periodos de descanso.
  • Carraspera.
  • Tos seca.
  • Tensión de los músculos del cuello, hombros y espalda.
  • Sensación de cuerpo extraño, irritación o ardor en la garganta.
  • Garganta reseca.
  • Sensación de ahogo.
  • No poder terminar una frase por falta de aire.
  • Dificultad para hablar.
  • Aparición y desaparición de la voz durante el día.
  • Sonidos vocales faltantes o inaudibles.


¿Cómo puedo cuidar y mejorar mi voz?

 

  • Tomando agua.
  • Limitando el consumo de alcohol y café.
  • Dejando de fumar o disminuyendo la cantidad.
  • No debo carraspear.
  • Durmiendo entre 7 y 8 horas por día.
  • No debo competir con el ruido ambiental.


La disfonía crónica en los docentes es una enfermedad profesional. Ante el primer síntoma debes consultar a un médico y de confirmarse el diagnóstico, realizar la denuncia ante la ART.
Ante cualquier consulta o síntoma, no dudes en ponerte en contacto con el centro de salud de SUTEBA más cercano.Como cualquier otro órgano, la voz forma parte del cuerpo de las personas. En los docentes, es el medio fundamental de comunicación y expresión, y está expuesta constantemente a factores personales y laborales que pueden afectarla.
Cuerpo nota:
La disfonía en los docentes es una de las enfermedades reconocidas como profesionales en la Ley de Riesgos del Trabajo. La definición de enfermedad profesional implica un daño en la salud del trabajador expuesto a ciertos riesgos laborales. Es decir, hay una correlación directa entre riesgo laboral y daño producido, que implica que las condiciones de trabajo no adecuadas provocan un daño.

La  Ley de Riesgos del Trabajo presenta un listado cerrado correlacionando el agente de riesgo, la actividad y la enfermedad. En nuestro caso seria: El agente de riesgo: sobrecarga de la voz I La actividad: docente  I La enfermedad: Disfonías por edema, pólipos o nódulos en las cuerdas vocales.

¿Qué indicadores debemos tener en cuenta?
Fatiga de la voz, que aumenta con el uso y mejora en los periodos de descanso.
Carraspera.
Tos seca.
Tensión de los músculos del cuello, hombros y espalda.
Sensación de cuerpo extraño, irritación o ardor en la garganta.
Garganta reseca.
Sensación de ahogo.
No poder terminar una frase por falta de aire.
Dificultad para hablar.
Aparición y desaparición de la voz durante el día.
Sonidos vocales faltantes o inaudibles.

¿Cómo puedo cuidar y mejorar mi voz?
Tomando agua.
Limitando el consumo de alcohol y café.
Dejando de fumar o disminuyendo la cantidad.
No debo carraspear.
Durmiendo entre 7 y 8 horas por día.
No debo competir con el ruido ambiental.

La disfonía crónica en los docentes es una enfermedad profesional. Ante el primer síntoma debes consultar a un médico y de confirmarse el diagnóstico, realizar la denuncia ante la ART.
Ante cualquier consulta o síntoma, no dudes en ponerte en contacto con el centro de salud de SUTEBA más cercano.