Promoción y Prevención

METODOS ANTICONCEPTIVOS (MAC) DENTRO DE UNA POLITICA INTEGRAL DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

Desde la secretaria de salud del Suteba nos sumamos a las políticas públicas que amplían derechos,  una de ellas es la Ley de Salud Sexual y Reproductiva sancionada en el año 2003 y la creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable.

El Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable tiene como misión promover la igualdad de derechos, la equidad y la justicia social, así como contribuir a mejorar la estructura de oportunidades para el acceso a una atención integral de la salud sexual y reproductiva.

Históricamente, la disponibilidad de métodos anticonceptivos en Argentina estuvo condicionada por diferentes restricciones del marco legal. Con el advenimiento de la democracia comenzó a facilitarse su uso.

 A partir de la sanción de la Ley Nacional 25.673, que creó el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable en el ámbito del Ministerio de Salud de la Nación, se avanzó en garantizar la provisión gratuita de una canasta de métodos, tanto en el sistema público como en obras sociales y prepagas.

Con la sanción en el año 2006 de la Ley Nacional 26.130 de Anticoncepción Quirúrgica se reconoció a la ligadura tubaria y a la vasectomía como métodos anticonceptivos y se legalizó su práctica en forma gratuita para personas mayores de edad.

Uno de los derechos sexuales y reproductivos que garantizan la ley y el programa nacional es el acceso gratuito a todos los métodos anticonceptivos desde los centros de salud y hospitales públicos como así también desde las obras sociales y prepagas.

La posibilidad de acceder a los métodos anticonceptivos es una dimensión muy importante del derecho a la salud sexual y reproductiva  en la vida de las personas. No se trata solo de que estén disponibles en los servicios de salud, sino de trabajar en equipo para generar prácticas y dinámicas de trabajo que permitan que lleguen a las usuarias y los usuarios en las mejores condiciones.

En la actualidad, la anticoncepción no se plantea como forma de regulación de la natalidad, sino
como una manera que tienen las mujeres y los hombres de poder elegir libremente, de manera autónoma e informada si tener o no hijos, cuántos, cuándo tenerlos y el intervalo entre uno y otro; además de cuidarse de las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH/Sida.

En el año 2009, con la sanción de la Ley Nacional 26.485 se estableció que obstaculizar el acceso a los métodos anticonceptivos es una forma de violencia contra la libertad reproductiva y su negativa conlleva responsabilidad profesional y para la institución.

 

 

¿QUÉ SON LOS MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS?


Los métodos anticonceptivos son todos aquellos capaces de evitar o reducir las posibilidades de un embarazo. Pueden utilizarse desde la primera relación sexual y durante toda la vida fértil de la persona. El uso del preservativo, que también protege de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), si es usado de forma correcta, es recomendable para toda la vida sexualmente activa.


Doble protección
El único método que previene las infecciones de transmisión sexual es el preservativo. Cuando la usuaria o el usuario estaba usando otro método anticonceptivo y elige protección también
para las ITS, se recomienda una combinación de métodos. A esto se lo denomina "doble protección".

La doble protección consiste en el empleo de métodos de prevención del embarazo y de las ITS, a través del uso simultáneo de preservativo con otro método anticonceptivo

 

¿ CUÁNTOS MÉTODOS EXISTEN?

 

Hay varios métodos anticonceptivos (MAC) .Todos son seguros y efectivos. Cada persona elige el mejor para ella/el, y el que mejor se adapta a sus necesidades y convicciones.

Hay que tener presente algunas características generales como:

-Ningún método anticonceptivo puede considerarse mejor que otro per se
-Ningún método es 100% seguro
-Cada MAC tiene características particulares, modo de uso, ventajas y desventajas
-Cada persona  debe elegir libremente y bien informada el MAC más adecuado según sus preferencias, costumbres y estado de salud

 

Métodos (clickeá en el nombre de cada uno para conocer de qué se trata)

-PASTILLAS ANTICONCEPTIVAS

-PASTILLAS PARA LA LACTANCIA (Minipildora)

-ANTICONCEPTIVOS INYECTABLES (Inyecciones)

-IMPLANTES HORMONALES SUBCUTANEOS

-ANTICONCEPCIÓN DE EMERGENCIA (Pildora del día después)

-DISPOSITIVO INTRAUTERINO (Diu o espiral)

-ANTICONCEPCIÓN QUiRURGICA

-PRESERVATIVO

 

En el acompañamiento de la elección y la toma de decisiones es fundamental la información que brinden las y los profesionales del equipo de salud. Para una adecuada elección autónoma, el/la profesional debe lograr en la comunicación con la usuaria o el usuario estos ocho objetivos:

1. Compartir la información  sobre como  funciona el método.
2. Clarificar cuál es su eficacia.
3. Transmitir cuál es el uso correcto del método, qué esfuerzos implica y qué  facilidades tiene su uso.
4. Explicar cuáles son los efectos secundarios comunes y que  puede hacerse ante su aparición.
5. Dar cuenta de los riesgos y beneficios para la salud inherentes al método.
6. Clarificar cuáles son los signos, síntomas o situaciones de alarma que requieren una nueva consulta y como acceder a la misma.
7. Explicar cuáles son las posibilidades de retorno a la fertilidad después de la interrupción del método.
8. Informar como protegerse de las Infecciones de transmisión sexual (ITS), incluyendo el VIH/Sida.


Para la provisión de los MAC, los únicos requisitos legales a los que se debe responder desde el equipo de salud son:

1. Brindar información adecuada, validada científicamente y en forma accesible en todos los casos.

2. Asegurar la confidencialidad y preservación de la intimidad.

3. Brindar la atención acompañando la decisión autónoma de las mujeres y hombres

4. Realizar consejería y dar información sobre otros métodos anticonceptivos en el caso de la anticoncepción quirúgica.

5. Contar con el Consentimiento Informado firmado por la usuaria o el usuario en el caso de anticoncepción quirúgica (Ley 26.130).

6. Las y los adolescentes a partir de los 14 años no necesitan acompañamiento de sus padres ni de otro adulto para que se les provean métodos anticonceptivos.