ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES: MEDIDAS DE PREVENCIÓN EN TODOS LOS ÁMBITOS

Cada año, las enfermedades cardiovasculares (ECV) se cobran la vida de 17,1 millones de personas en el mundo, de las cuales el 82 por ciento procede de países en desarrollo. Este número excesivo de defunciones (el 29 por ciento del total mundial) resulta especialmente triste, puesto que promoviendo medidas de prevención, como mantener una dieta saludable, la práctica de actividad física de forma regular y el abandono del tabaco, podrían evitarse en la mayoría de los casos.
Por tal motivo, la Organización Mundial de la Salud junto a la Federación Mundial del Corazón apelan este año no sólo al compromiso de los líderes mundiales sino a que toda la población tome cartas en el asunto instrumentando medidas de prevención en sus casas y concientizando al grupo familiar.

"Como centro de la actividad familiar y punto neurálgico en la vida de todos los ciudadanos, el hogar es el lugar perfecto para comenzar a desarrollar acciones que mejoren la salud cardiovascular. Por ello, este año, los esfuerzos están centrados en el hogar, puesto que adoptando ciertos hábitos en ese lugar, se pueden prevenir y controlar las enfermedades cardiovasculares, contribuyendo a que la población mundial pueda gozar de una vida más longeva y de mayor calidad." afirma el documento oficial de la campaña.

Esto tiene mayor relevancia aún cuando se tiene en cuenta que el 70 por ciento de todas las urgencias cardíacas y respiratorias se producen en el hogar cuando alguno de los miembros de la familia está presente. Si adoptamos algunas medidas, podemos reducir el riesgo de sufrir ECV estés donde estés. Asimismo, no todos los problemas cardíacos se pueden prevenir, por lo tanto, es importante conocer qué medidas tomar si alguien sufre un ataque al corazón.

 

La intervención de SUTEBA

Acorde a esta iniciativa global, pero principalmente conscientes de las problemáticas de los docentes de la provincia de Buenos Aires, SUTEBA como sindicato preocupado por la salud de sus afiliados, instrumenta desde hace varios años diferentes campañas y programas de prevención y promoción de la salud, particularmente de las afecciones cardiovasculares:

Campaña de Concientización de Riesgo Cardiovascular (perteneciente al programa Suteba va a la Escuela, desde el año 2006), ingresando en esta sección encontrarán todas las acciones particulares junto a los informes anuales, que contienen todas las estadísticas. En nuestra red propia de Centros de Salud se instrumenta el Programa de Atención del Adulto Sano; contamos con una serie de materiales de Información Para la Salud con medidas de prevención y promoción para las distintas edades. Se realizan en los CAP y seccionales talleres sobre hipertensión arterial, alimentación saludable, diabetes y actividad física.

Estas acciones son el resultado del trabajo desarrollado en los centros de salud de SUTEBA, en las escuelas y seccionales del sindicato tanto en el área asistencial, de salud laboral, como en actividades de promoción y prevención de la salud, que nos llevó a priorizar la necesidad de diseñar una política de abordaje transversal para dar respuesta a las necesidades de nuestra población en materia de salud y condiciones laborales.

 

 

Las ECV en los docentes

Las afecciones que sufren los docentes no son hechos aislados o mecánicos sino el emergente de un contexto que involucra hechos, prácticas y relaciones sociales y económicas: en la actualidad los docentes no cuentan con el tiempo para una buena alimentación y desarrollo de actividades físicas y recreativas (el resultado: más de la mitad sufren de sobrepeso, obesidad y sedentarismo), sumado el tabaquismo e hipertensión en muchos casos, y el agotamiento frente a las condiciones sociales de los alumnos que hace que se dificulten el proceso de enseñanza –aprendizaje, todo ello conforma las condiciones ideales para que los maestros sufran problemas cardiovasculares y estén incluidos en la principal causa de muerte de nuestro país.

Pensar al trabajador docente en tanto emergente de su grupo familiar y social y planificar nuestra política de salud en base e ello, nos permite ubicar la problemática cardiovascular en una dimensión compleja y cotidiana, allí donde aparecen tanto los obstáculos como la llave de los recursos que favorezcan la incorporación de hábitos saludables.
Ubicarlo específicamente en su colectivo laboral, nos permite comprender sus estrategias y dificultades, así como visibilizar junto a ellos redes y propuestas posibles para construir en el ámbito de trabajo dispositivos y recursos para una mejor calidad de vida.

PREVENCIÓN DE ECV: CONDUCTA INDIVIDUAL + POLÍTICAS PÚBLICAS  
PREVENCIÓN DE ECV: LA IMPORTANCIA DE LA ACTIVIDAD FÍSICA
PREVENCIÓN DE ECV: LA IMPORTANCIA DE UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE
PREVENCIÓN DE ECV: TABAQUISMO
SEÑALES DE ALARMA DE UN POSIBLE INFARTO O ATAQUE AL CORAZÓN