“YO FUI A LOS JUICIOS CON MI PROFE” SE PRESENTÓ EN EL SEMINARIO PAULO FREIRE

En el marco del tercer y último día del Seminario Internacional Paulo Freire Buenos Aires 2013, se realizó un acto en el que SUTEBA fue protagonista al exponer el libro “Yo fui a los juicios con mi profe”.

17/08/2013

La presentación de “Yo fui a los juicios con mi profe” se llevó a cabo en el Salón de Actos del Instituto Superior del Profesorado Sagrado Corazón, donde hubo un panel con compañeros del SUTEBA compuesto por Silvia Almazán, Secretaria de Cultura y Educación; Marina Mapelli, coordinadora y compiladora de la publicación del libro y Secretaria de Jubilaciones; Sabrina Llonto, estudiante de escuela secundaria que asistió a los juicios y aportó su testimonio en el libro; Adriana Taboada, integrante del Centro de Estudio sobre Genocidio de la Universidad Nacional de Tres de Febrero y miembro de la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia Zona Norte; y Jorge Pérez, participante de los juicios y colaborador en la producción del libro.

Cada integrante del panel hizo una exposición acerca de sus opiniones con respecto a la participación e integración de los estudiantes en los juicios de lesa humanidad, además de relatar sus aportes para la realización del libro. Las exposiciones del panel estuvieron acompañadas por la proyección de videos que dieron cuenta de la presencia de alumnos de escuelas secundarias en el 7mo Juicio de la Megacausa Campo de Mayo.

El libro es una publicación construida a través de los testimonios, las experiencias de estudiantes y docentes de escuelas secundarias de zona norte y oeste del conurbano, de investigadores y de militantes sindicales con respecto a la asistencia de estudiantes a los Juicios de Lesa Humanidad.

Silvia Almazán, compartió sus sensaciones con respecto a la presentación del libro en el seminario: “Agradecemos la convocatoria para integrarnos en este seminario y formar parte de lo que va a ser un hecho histórico en la construcción de procesos y políticas pedagógicas populares. A veces, cuando somos protagonistas de los mismos, no podemos tomar dimensión de lo que construimos y a medida que el tiempo pasa podemos mirar cuánto hemos podido avanzar”.

Asimismo, Almazán agregó: “La construcción de esta experiencia tiene que ver con nuestra historia, con una lectura y un posicionamiento político como Trabajadores de la Educación sobre la historia contemporánea que estamos viviendo. A este libro, el volumen y su densidad política se la dieron los protagonistas, pero ese protagonismo nos deviene de la lucha y de los sueños que construyeron, desafiaron, apostaron aquellos que dieron su vida por comprometerse”.

Marina Mapelli relató cómo surgió la idea de hacer participar a los estudiantes en los juicios de lesa humanidad: “Como CTERA, SUTEBA y CTA, queríamos saber donde podíamos estar y se nos ocurrió la presencia en los juicios, porque no hay nada más triste que ver una sala de juicio vacía. Nos propusimos, junto con los delegados de escuela, pensar cómo seleccionar y cubrir todos los días las salas en presencia de los Juicios de Campo de Mayo. Esto se realizó en conjunto con los estudiantes, la pata principal del proyecto, con los profesores comprometidos y con los investigadores que nos ayudaron muchísimo a poder entender, decodificar y desentramar estos temas”.

A su vez, Mapelli detalló de qué se trata el libro: “Esto habla de la historia reciente, la historia para que los pibes puedan llevar adelante la lucha que vienen llevando otras generaciones mayores y también poder generar discusiones. En el libro está reflejada la experiencia de la asistencia a través de los textos de jueces, del fiscal federal, de los profesores de las distintas organizaciones sociales y, fundamentalmente, de los pibes”.
Sabrina Llonto, contó sus sensaciones luego de participar en la presentación del libro: “Me genera una emoción enorme que la gente se interese en esto, poder exponerlo y compartir esta experiencia que fue muy buena. Los chicos aprendimos un montón, teniendo en cuenta que a veces se hace difícil para las personas que se dedican a la educación tocar y meterse en esos temas. Por eso destaco la importancia de poder compartir y ampliar el campo de gente que participe, más en un tiempo donde los jóvenes están más adentrados en la política y en las cuestiones históricas”.

Además, Sabrina hizo una reflexión acerca de su participación de los juicios y de lo que se puede aprender mediante el compromiso: “Me pareció genial esta experiencia. Pudimos estar presentes y ver las caras de cada uno, ver personas llorando por el impacto de los fuertes testimonios, creo que dejó una marca significativa en mis compañeros y en mí. Es impresionante haber podido estar en todo esto. Es posible hacer que estos temas les importen a los jóvenes, está comprobado que si se les demuestra por qué hay que recordar, se pueden lograr cosas importantes con los chicos”.

Alba Pereyra Lanzillotto, educadora popular del Instituto Superior del Profesorado Sagrado Corazón, integrante de la Coordinadora “Barrios por Memoria y Justicia” y miembro de la organización del seminario, describió cómo surgió la idea de organizar este encuentro internacional: “A partir de los encuentros que se realizaron en toda América Latina, donde participé con otros compañeros, se nos ocurrió este seminario como una manera de empezar a marcar los pasos de Paulo Freire a modo de recuperar las experiencias de los procesos de educación popular de nuestro país y de otros países hermanos. Por suerte, cuando empezamos a convocar a los compañeros de CTERA y SUTEBA, entre tantas instituciones, tuvimos una buena respuesta por lo que nos pusimos a trabajar en esta propuesta”.

A su vez, Pereyra Lanzillotto resaltó la posibilidad que presenta el seminario al compartir experiencias entre educadores: “Es muy enriquecedor compartir experiencias con educadores de otros países, está bueno conocer lo que pasa en otros lugares, porque la participación de otros pueblos en experiencias socio educativas nos aporta y a la vez nosotros aportamos nuestras experiencias. La verdad es que uno se fortalece porque se apropia de lo que conoce y lo puede socializar para aplicar en su tarea cotidiana”.

El acto de la presentación de “Yo fui a los juicios con mi profe” finalizó con la entrega de libros a todos los presentes que acudieron a la presentación, en un gran marco de compañerismo y alegría que acompañó al panel durante toda la exposición.