SUTEBA SOBRE LA PROMULGACIÓN DE MODIFICACIONES DE TRABAJO INFANTIL

15/04/13 La incorporación del Art. 148 Bis al Código Penal a través de la Ley Nacional 26847 que establece que "será reprimido con prisión de 1 (uno) a (cuatro) años el que aprovechare económicamente el trabajo de un niño o niña en violación de las normas nacionales que prohíben el trabajo infantil, siempre que el hecho no importare un delito más grave. Quedan exceptuadas las tareas que tuvieren fines pedagógicos o de capacitación exclusivamente. No será punible el padre, madre, tutor o guardador del niño o niña que incurriere en la conducta descripta", implica un avance muy importante en el compromiso asumido por el Estado Nacional en relación a la erradicación del trabajo infantil en todo el territorio del país, una de las más indignas formas de explotación.

Para que las obligaciones que se imponen desde la legislación sobre régimen agrario que implican que quienes tienen personal "golondrina" o personal que se dedica a la siembra y cosecha deben garantizar las denominadas "Escuelas de cosecha" se efectivicen así como que se respete la Ley 26.390 o que las empresas se comprometan y cumplan la garantía comercialización de productos libres de trabajo infantil en todas sus fases es vital que las acciones de control por parte del Estado se cumplan permanentemente. También lo será que la penalización impuesta por esta modificación del Código Penal sea de firme aplicación.

Desde la COPRETI, Comisión Provincial de Erradicación del Trabajo Infantil, como espacio de articulación o coordinación de las políticas de Estado, su actividad debe sustentarse en las estrategias de implementación no sólo de la Convención de los Derechos del Niño sino también de la Ley Provincial de Promoción y Protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Las organizaciones sindicales en su conjunto deben colocar la erradicación del TI como parte de una estrategia político sindical para la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, de una educación pública de calidad, demandando y acompañando no sólo las políticas públicas sino también de trabajo decente, libre y seguro para los adultos.

Por eso desde SUTEBA reafirmamos nuestro compromiso.