SUTEBA JUNÍN DEFIENDE CASA HUERTA JUNTO A LA COMUNIDAD EDUCATIVA

29/05/2018

La compleja situación de desarticulación y desguace que hoy atraviesa la institución educativa Casa Huerta de Junín fue generada por el proceso de vaciamiento educativo e institucional impulsado por el Gobierno Nacional y Provincial.

Casa Huerta es un proyecto educativo de más de 15 años que trabaja con jóvenes en situación de alto riesgo y vulnerabilidad con la finalidad de promover y apuntalar un proceso genuino de contención y reinsersión social.

En el marco la reconfiguración de la Educación Secundaria y de Adultxs impulsada a principios de este año, Casa Huerta quedó bajo la órbita de Adultxs y se vio obligada a desprenderse compulsivamente de la matrícula de alumnxs juveniles, quienes constituían la mayoría de su población educativa.

Al mismo tiempo, y teniendo en cuenta que para la modalidad Adultxs no está previsto que el Gobierno Provincial se responsabilice por los costos de transporte y Servicio Alimentario Escolar, lxs alumnxs de Casa Huerta comenzaron a transitar diversas dificultades para asistir a diario a la Escuela.

¿Cuál podría ser el destino de Casa Huerta si su matrícula resulta completamente reducida y al mismo tiempo se quitan los recursos necesarios para sostener el proceso educativo con transporte y servicio alimentario? ¿Cuál es la valoración y las expectativas de nuestros jóvenes al ser despojados de años de trabajo, proyectos, y esfuerzos de construcción colectiva?

La penosa situación que hoy atraviesa Casa Huerta es el resultado de deliberadas e insensibles políticas de ajuste que el Gobierno Provincial está llevando a cabo en cada distrito a través de sus brazos ejecutores: en este caso, Inspectora Distrital, Andreina Arostegui; Inspectora Regional, Emilse Marini; y el Intendente Municipal, Pablo Petrecca.


En este marco de situación, el SUTEBA sostiene:

- Que las autoridades políticas y educativas citadas, son plenamente responsables del actual proceso de vaciamiento, despojo y destrucción de la Educación Pública

- Que el cierre planificado de Casa Huerta se enmarca en dichos procesos de ajuste estructural comandado por las autoridades nacionales y provinciales en el campo educativo

- Que el cierre de espacios educativos como Casa Huerta, trae aparejado profundos y marcados procesos de exclusión y discriminación educativa

- Que la clausura de Casa Huerta implica no sólo el cierre y abandono del espacio físico del proyecto, sino la destrucción de una genuina trama de trabajo, pertenencia e identidad que lxs Trabajadorxs de la comunidad han construido con profundo amor y vocación docente

- Que la comunidad repudia con marcado énfasis toda política que atente contra el Derecho Social a la Educación y contra la integridad del trabajo colectivo y comunitario como sostén de sus prácticas

- Que la continuidad del proyecto Casa Huerta sólo será posible si el compromiso asumido con la Educación Pública de esta organización sindical encuentra ecos en los distintos sectores sociales que entienden que la defensa de la Educación Pública es una cuestión de honor y una responsabilidad para sí y para las generaciones futuras

LA CONTINUIDAD ESTÁ GARANTIZADA SÓLO SI CASA HUERTA CONSERVA SU ESPACIO FÍSICO Y RECUPERA SU MATRÍCULA INICIAL. DE LO CONTRARIO, NO ES CONTINUIDAD, ES CIERRE.