#1: ANDREA, SAN NICOLÁS

SEGUIR APRENDIENDO

10/04/2018

Andrea es Profesora de Prácticas del Lenguaje y Literatura. Trabaja en tres escuelas: la ES N°1, la N° 6 y la N° 9, de San Nicolás. A pesar de tenerle miedo al manejo, hace un año y medio sacó un crédito para poder comprar un auto usado que le permita llevar los libros y materiales a las instituciones escolares. Tiene problemas en la columna y, de otra forma, no podría hacerlo.

¿Cómo es un día laboral para vos?

Es difícil, como las profesoras no tenemos cargos fijos, varía siempre. Trabajo a la mañana, a la tarde y a la noche, depende el día. Los lunes, como hoy, comienzo a la tarde y trabajo hasta la noche. La última escuela es en Erézcano y desde ahí, para volver, tengo más de 40 minutos de viaje.

¿Trabajás sólo el tiempo que pasas en las escuelas?

No; por ejemplo, cuando tuve el diagnóstico de los seis cursos, preparé los proyectos que debo entregarles a las Directoras. Son planificaciones anuales de lo que vamos a trabajar con cada caso, que armé después de ver en los primeros días de clases cómo están lxs chicxs, cuál es el nivel que tienen, qué cosas tienen que repasar y cuáles son sus fortalezas.

¿Eso podrías hacerlo en el tiempo de clase?

Imposible. El tiempo de clase es para estar con lxs chicxs y trabajar a fondo con ellxs. Las horas en el aula son para dar clases y nada más. La planificación, las correcciones, las evaluaciones y los trabajos prácticos me los llevo siempre para mi casa. Calculá que tengo que corregir todo eso de más de 160 chicxs, respetando sus procesos personales. No se puede de ninguna manera hacerlo ahí: tenés a 30 o 40 alumnxs por curso y hay que prestarles atención, ayudarlxs e incentivarlxs.

¿Hoy en día te alcanza el sueldo para afrontar todos tus gastos?

Para nada, yo alquilo y además tengo que saldar dos créditos que pedí hace un año. No tengo capacidad de ahorro y con los gastos que tengo para la escuela muchas veces llego a fin de mes muy justa.

¿Por qué elegiste ser Docente?

Siempre tuve ese deseo de volver a la escuela. Amo mi trabajo, amo enseñar, pero lo más importante para mí es poder seguir aprendiendo.