12 de noviembre de 2012

SECCIONALES: JUBILADOS DE ITUZAINGÓ DE PASEO EN ESTANCIA “LA MARIANA”

La idea es la misma de siempre, seguir paseando y aprovechando todas las propuestas de SUTEBA, para eso somos jubilados!!! Con esta consigna en septiembre nos tomamos un hermoso día de campo y nos fuimos hasta Mercedes a disfrutar de la Estancia “La Mariana”.

A unos 100 Km de la Capital Federal, esta estancia es una verdadera invitación a reencontrarse con la naturaleza y el descanso. Y allí fuimos unos 40 compañeros jubilados de la Seccional Ituzaingó.

En un micro muy cómodo que contrató SUTEBA, y con un día espectacular, a las 10:30 de la mañana ya estábamos en la estancia para disfrutar de un increíble desayuno que incluyó yogurt, cereales, jugo de naranja, tostadas, medialuna gigante cortada en rodajas, cremona, jamón cocido, queso, pasta frola, manteca, mermelada casera, dulce de leche, café, leche, te, mate cocido…

Luego aprovechamos para visitar las instalaciones y recorrer los frutales, la huerta, la granja, ver cómo funciona el horno de barro, y hacer una salidita al “bosque encantado” en tractor y sulky.

Cuando ya se iba acercando el mediodía hicimos una visita al rancho, donde degustamos unas excelentes empanadas, con vinos y jugos, y aprovechamos para ver los cultivos.

Y después vino el plato fuerte: a la 1:00 empezamos el almuerzo! Con un sistema de autoservicio, los compañeros pudieron comenzar con una mesa de ensaladas, entradas varias y fiambres; y seguir con la mesa de carnes, en la que había chorizos, morcillas, riñón, chinchulines, asado, vacío, pollo, pechito de cerdo y matambrito de cerdo a la pizza!

A esta altura ya nadie se acordaba de ninguna dieta, y todavía faltaban los postres! La mesa de postres incluía flan y budín de casero, zapallo en almibar, ensalada de frutas, mousse de chocolate, dulce de leche y crema…

Todo exquisito, pero había que hacer alguna actividad porque nadie quería perderse la merienda, así que algunos compañeros optaron por dar un lindo paseo en sulky, otros en tractor, otros armaron equipos en la sala de juegos, y algunos anduvieron husmeando por la cancha de bochas y tejo.

A las 5:00 de la tarde la convocatoria de la merienda se armó alrededor del mate, y el mate cocido, con tortas fritas y pastelitos, bien campechano! Y en la noche temprana ya estábamos nuevamente en la puerta de la Seccional, con la panza llena y el corazón contento!