RECOMENDACIONES SOBRE EL "GOLPE DE CALOR"

El "golpe de calor" es muy común en la temporada de verano y afecta principalmente a lactantes, niñxs pequeñxs y ancianxs, llegando a provocar vómitos, pérdida del conocimiento y hasta desmayo. Puede ser evitado instrumentando una serie de medidas y recomendaciones que les acercamos.

El "golpe de calor" es una alteración de la regulación térmica del cuerpo que puede ser grave. Se produce por la influencia durante largo tiempo de altas temperaturas, intensa exposición al sol y escasa movilidad del aire. Todo esto como consecuencia de una insuficiente eliminación de energía calorífica.

Las altas temperaturas producen en el aparato cardiovascular mayor riesgo de deshidratación y malestares relacionados con el descenso de la presión arterial y la vasodilatación excesiva. El cuerpo empieza a tener dificultades para regular la temperatura y esta comienza a elevarse por encima de 37º, ya sea a causa de la deshidratación, por el agotamiento del mecanismo del sudor o por desajustes del centro cerebral que regula la temperatura. Si esto ocurre, comienzan a aparecer una serie de síntomas que conforman el cuadro de agotamiento por calor. De persistir el cuadro se torna mas grave aún transformándose en lo que se conoce como "golpe de calor".

 

¿Quiénes son las personas más vulnerables?

A pesar que cualquier persona  puede sufrir un "golpe de calor" existe grupos más susceptibles:

  • Menores de 5 años y mas aún menores de un año
  •  Ancianxs
  •  Las personas con enfermedades crónicas (afecciones renales, cardíacas, neurológicas, hiperobesxs)
  • Niñxs que presentan fiebre por otra causa
  • Personas que sufrieron en su piel quemaduras solares
  • Personas que consumen bebidas alcohólicas



¿Cuáles son sus síntomas?

  • Fiebre alta
  • Somnolencia
  • Desvanecimiento o mareos
  • Aceleración del pulso
  • Piel seca, caliente y enrojecida
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida de conocimiento
  • Desmayo
  • Sensación de calor sofocante
  • Sed muy intensa
  • Sudoración excesiva
  • Dolores abdominales
  • Lxs niñxs pueden tener piel irritada, sobre todo en los pliegues (sudamina)
  • Sensación de agotamiento y debilidad
  • Calambres
  • En lxs lactantes pueden presentar llanto persistente


Recomendaciones a tener en cuenta


  • Evitar exponerse a los rayos solares, en especial en los horarios centrales de 11 a 16 hs
  • Consumir abundante cantidad de agua
  • Evitar comidas abundantes (aumentan el calor corporal)
  • Consumir alimentos frescos, como frutas y verduras
  • Evitar las bebidas alcohólicas o infusiones calientes (hacen perder más líquidos corporales) y con cafeína: café, té, bebidas cola
  • Usar ropa suelta, de materiales delgados y de colores claros (los oscuros absorben el calor por radiación solar)
  • No realizar ejercicios físicos en ambientes calurosos
  • Protegerse del sol poniéndose sombrero o usando sombrilla
  • Usar crema de protección solar
  • Evitar actos públicos o juegos en espacios cerrados sin ventilación
  • Usar anteojos de sol con protección UV
  • Si tiene un problema crónico, pregunte a su médicx sobre la mejor manera de lidiar con el calor, el consumo de líquidos adicionales y medicamentos


¿Qué hacer ante un "golpe de calor"?

  • Permanecer en un lugar fresco, bajo techo
  • Tomar bebidas que favorezcan la rehidratación
  • Ducharse o bañarse con agua fría
  • Mantenerse fresco, hasta que la temperatura corporal regrese a la normalidad
  • Ante la pérdida de conocimiento o la persistencia de los demás síntomas, buscar atención médica urgente
  • No dar medicamentos para la fiebre
  • Desabrigar completamente de manera urgente
  • Duchar o mojar con agua fresca lo mas rápido que se pueda
  • Si es lactante y toma pecho, puede hacerlo con mas frecuencia. También puede mojarle el cuerpo frecuentemente y evitar su exposición al sol usando sombrero o gorros y pantalla solar

 

Foto: atribución