Décadas del 60 y 70 - Propuesta para el Tercer Ciclo

Periódico de la Secretaría de Derechos Humanos - Edición Especial - Propuestas para trabajar en el aula - Marzo de 2002

Periódico de la Secretaría de Derechos Humanos - Edición Especial - Propuestas para trabajar en el aula - Marzo de 2002
 

La Memoria Letra y música León Gieco  Los viejos amores que no están, la ilusión de los que perdieron, todas las promesas que se van, y los que en cualquier guerra se cayeron Todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia.  El engaño y la complicidad de los genocidas que están sueltos, el indulto y el punto final a las bestias de aquel infierno Todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia.  La memoria despierta para herir a los pueblos dormidos  que no la dejan vivir libre como el viento Los desaparecidos que se buscan con el color de sus nacimientos, el hambre y la abundacia que se juntan, el mal trato con su mal recuerdo Todo está clavado en la memoria, espina de la vida y de la historia.  Dos mil comerían por un año con lo que cuesta un minuto militar Cuantos dejarían de ser esclavos por el precio de una bomba al mar Todo está clavado en la memoria, espina de la vida y de la historia.  La memoria pincha hasta sangrar a los pueblos que la amarran y no la dejan andar libre como el viento.  Todos los muertos de la A.M.I.A. y los de la Embajada de Israel, el poder secreto de las armas, la justicia que mira y no ve Todo está escondido en la memoria, refugio de la vida y de la historia.  Fue cuando se callaron las iglesias,  fue cuando el fútbol se lo comió todo, que  los padres palotinos y Angelelli dejaron su sangre en el lodo Todo está escondido en la memoria refugio de la vida y de la historia. La memoria estalla hasta vencer a los pueblos que la aplastan y que no la dejan ser libre como el viento.  La bala a Chico Méndez en Brasil, 150.000 guatemaltecos, los mineros que enfrentan al fusil, represión estudiantil en México Todo está cargado en la memoria, arma de la vida y de la historia.  América con almas destruidas, los chicos que mata el escuadrón, suplicio de Mugica por las villas, dignidad de Rodolfo Walsh Todo está cargado en la memoria, arma de la vida y de la historia.  La memoria apunta hasta matar a los pueblos que la callan y no la dejan volar libre como el viento.

Primer momento

A partir de la lectura de esta canción, se proponen algunos ejes para profundizar
• Golpe del 76
• Concepto de “Desaparecido”
• Historia de luchas en América a través del tiempo y de algunos hombres que aparecen nombrados en el texto
• Represión política en la historia reciente.

Segundo momento
Por grupos elaborar la lista de canciones que den cuenta de estas problemáticas. Con el propósito de compilar un cancionero.

Este puede ser un proyecto para trabajar a largo plazo y como actividades por fuera del horario escolar.
Es importante prever acciones que favorezcan la organización de la tarea en las que se incluyan: tiempos para recabar información, formas de circulación de los materiales, tiempos de transcripción y escritura, y de orientación docente.



Mientras tanto...
Para seguir en clase se propone trabajar con dos historias de vida que dan cuenta de un momento histórico de nuestro país.
El golpe de Estado de 1976.

1 - Cárcel de La Rioja, 22 de abril de 1976
Papá:
El tango dice que “ contra el destino nadie la talla”, y el tuyo parece ser el de sufrir siempre, por una u otra causa.Si embargo, te queda el enorme consuelo de todo el cariño y el respeto que nos tenemos; cariño de padre e hijo y respeto como hombres.Y eso, viejo, no hay plata en el mundo que pueda pagarlo.
No te preocupes: esto es solo una anécdota.
Vos me enseñaste que ante la adversidad lo único que cuadra es apretar los dientes y meterle para adelante.Es lo que estoy haciendo. Algún día este absurdo acabará y nos daremos el abrazo del reencuentro.De todas las justicias que han inventado los hombres la única que me interesa es la del corazón de quienes me quieren.Y yo sé que en tu corazón estoy limpio como un recién nacido ¡lo demás es cartón pintado! .
No soy yo quien debe ocupar tus desvelos. Más te necesita mi madre, tu compañera, que sufre porque le han quitado un pollo, Miri, angelito, que me quiere tanto tan bien, y los chicos, en fin que te adoran y te necesitan.
¿Te das cuenta, viejo? En estos momentos es cuando se recogen las ganancias de tanto amor invertido.Somos millonarios en cariño, que es la única fortuna en efectivo que hay en este pícaro mundo.En ese banco tenemos crédito ilimitado.Gastémoslo, pues, ya que ha llegado el momento .
Pronto nos veremos y podrás comprobar que no te miento cuando te aseguro que estoy muy bien
¡Qué lindo que es ser hijo tuyo, papá!
Un beso
Cacho


2. TESTIMONIO*
Fuimos, somos y seremos

Llegar a la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, significa comenzar a respirar dignidad. Es saber que es posible, como dice el poeta Juan Gelman, sentir que alguna vez se van a poder juntar los pedacitos rotos del sueño general.
Mariana Eva Pérez tiene 22 años y sus papás José Manuel Pérez Rojo y Patricia Julia Rosenblit fueron secuestrados el 6 de octubre de 1978.
- Cuando se los llevaron, mi mamá estaba embarazada de mi hermano. En ese momento, yo tenía 15 meses y el mismo grupo que los secuestró me dejó en casa de unos familiares que me llevaron a casa de mis abuelos paternos. Mi mamá era estudiante de medicina y mi papá tenía una juguetería en Martínez; eran militantes de Montoneros.
Estamos frente a frente. Ella conversa tranquila.
- Sabemos que mi hermano nació en la ESMA, el 15 de noviembre y luego a mi mamá la volvieron a trasladar. Sabemos que permanecieron allí 4 ó 5 días y desde entonces no supimos más.
Relata que sus abuelos fueron los encargados de mantener vivo el recuerdo de sus padres. Ayudando a crear la memoria que traspasa la vida familiar y va formando conciencia.
- Entre ellos se repartían las tareas. Mi abuelo con sus setenta y pico de años vendía tarjetas de estacionamiento. Mi abuela cuidaba a chicos de vecinos para juntar unos pesos. Porque esto también tiene que ver con la desprotección en la cual nos dejó el terrorismo de Estado. Para poder cobrar por mí, la triste pensión de $150, tuvo que probar que no tenía propiedades y que mi papá era el único sostén de la familia. Muchas familias rotas en las que todos los miembros jóvenes desaparecieron y por eso son muchos los abuelos que sobreviven con sus jubilaciones o pensiones de mierda.
A pesar de todo, no tengo recuerdos de una infancia triste. Desde que me contaron lo de mis viejos, nunca lo viví como algo trágico; pero a medida que fui creciendo se me fue despertando la indignación. No sé, se te despierta otra rebeldía y obviamente también orgullo.
La vida en la escuela no le deparó dificultades. Fue una buena alumna y ahora se da cuenta de que si bien siempre supieron su historia, no recuerda haber tenido nunca una clase sobre el tema de la dictadura.
- Creo que la primera vez que lo conté estaba en primer grado y si alguna vez hubo una diferencia fue para bien. Por ejemplo en séptimo, tuve la posibilidad de presentarme para la beca que daba la Municipalidad. Sé que priorizaron mi situación familiar.
¿Cuándo sentiste la necesidad de trabajar en Abuelas?
- Abuelas, siempre estuvo presente, porque mi abuela Rosa siempre estuvo acá.
Cuando éramos chicos esto estaba preparado para que nosotros jugáramos. Nos hacían fiestas para el día del niño, para festejar los cumpleaños. Sentíamos que las viejas nos bancaban, pero en realidad me decidí a colaborar al terminar el secundario.
Ahora estoy trabajando en un proyecto en el marco de un convenio con la Facultad de Sociales. La propuesta consiste en recuperar las historias de vida de los desaparecidos. El objetivo es que si el día de mañana muchos de los chicos que hoy todavía no recuperaron su identidad, lo hacen, sepan a partir de las historias de sus mayores quiénes fueron. Porque tal vez para entonces, los viejos ya no estén y aunque haya otros familiares, los abuelos merecen dejarles este legado, contándoles a sus nietos todo sobre la historia de sus padres.
Además porque creemos que esto sirve para empezar a discutir los años setenta de otra manera. Porque ellos no fueron solamente víctimas de las violaciones a los DDHH, sino que fueron jóvenes que tenían su forma de pensar y que por la época en que les tocó vivir se sintieron llamados a un compromiso que los jóvenes de hoy no tenemos. Nos pasó por arriba un genocidio, pero también porque hoy los proyectos son muy individualistas. Todavía parece imposible un proyecto colectivo.
- Me pedís que exprese un deseo, bueno... que mi hermano pueda conocer a mis abuelas, que no se las pierda porque son unos personajes maravillosos.
Testimonio de Mariana. Revista “La Educación en nuestras manos”, N°58, Marzo de 2000 pág. 20
Gracias a la labor incansable de las Abuelas de Plaza de Mayo, al poco tiempo de ser entrevistada, Mariana pudo localizar a su hermano.


Para trabajar en grupos:
• Lectura de los materiales.
• Recuperar por escrito lo que se fue sintiendo y siente.
• Conversar entre todos.
• Pensar alrededor de lo que aportan las historias de vida al hecho histórico.
• Escribir algunas conclusiones de conjunto.

Recuperar las historias cercanas

A partir de los textos trabajados escribir a la luz de los últimos sucesos que vive el país “historias de vida”.
Es posible pensar en una tarea a desarrollar a largo plazo que tenga como fin transformarse en una compilación que vaya circulando en la comunidad, invitando a los vecinos a escribir en ella.
?