¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA DESINFECCIÓN EN LAS ESCUELAS?

Las tareas de desinfección en las Escuelas pueden prevenir enfermedades infectocontagiosas (gripe, meningitis, rubéola, varicela, etc.). Los Consejos Escolares tienen asignadas partidas presupuestarias para garantizar la desinfección en los establecimientos escolares.

 

 

La desinfección es el proceso que elimina o reduce el número de microorganismos presentes en una superficie. Esto puede lograrse con productos químicos o físicos y por procedimiento manual o mecánico.



Los desinfectantes o germicidas son sustancias capaces de matar a los microorganismos infecciosos en superficies. Por su poder de acción, deben ser usados con precaución siguiendo las instrucciones y respetando los porcentajes de disolución para evitar que resulten tóxicos para las personas y poco efectivos para los gérmenes. En líneas generales, se los clasifica en antisépticos (alcohol etílico) y desinfectantes y/o esterilizantes (cloro e hipocloritos).



Entre los antisépticos de uso más común encontramos el alcohol. Los alcoholes ejercen su acción lesionando la membrana de los microorganismos y desnaturalizándolos.



El alcohol etílico (de uso medicinal) es sumamente útil para eliminar los gérmenes que puedan estar presentes en superficies de cocinas, baños, comercios, picaportes, teléfonos, para desinfectar envases antes de su apertura y así evitar la contaminación del contenido; como por ejemplo yogures, latas de conserva, etc. y, por supuesto, para desinfectar las manos. Resulta efectivo siempre que se lo utilice diluido con agua al 70%. Utilizado sin diluir es poco efectivo.



El cloro es efectivo frente a bacterias, virus, esporas y el bacilo de la tuberculosis. Las lavandinas o hipocloritos son productos de uso generalizado en industrias alimentarias y lácteas, en restaurantes, hoteles, geriátricos, guarderías, hospitales, etc. para desinfectar el equipamiento, maquinaria y locales que han de estar en contacto con personas y alimentos.



El uso de la lavandina en su correcta concentración asegura una desinfección eficaz. Su efecto desinfectante se debe a la liberación de cloro libre que al reaccionar con el agua produce ácido hipocloroso.



La lavandina SIEMPRE se usa diluida con agua. Nunca tiene que estar pura debido a que cuando reacciona con el agua logra su máxima efectividad. Debemos elegir una lavandina de buena calidad. No nos guiemos por las marcas sino por el envase que debe indicar la concentración de cloro (50 a 60 gramos de cloro activo por litro de producto) y la fecha de envasado o vencimiento (puesto que el tiempo de vida útil de una lavandina es de 90 días aproximadamente).



IMPORTANTE: No siempre es indispensable la desinfección cuando se presenta casos de enfermedad infecciosa en la Escuela. Es preciso consultar con la autoridad sanitaria para que recomiende las medidas necesarias y controle la infección.

 

FOLLETO SOBRE DESINFECCIÓN