POR LOS PAGOS DE ARECO, CONOCIENDO NUESTROS PUEBLOS

Con el programa Conociendo Nuestros Pueblos, el pasado 30 de julio anduvimos por los pagos gauchescos de San Antonio de Areco, uno de los circuitos preferidos de los turistas extranjeros que visitan nuestro país. Fuimos en un micro con afiliados jubilados y activos de las Seccionales de Lomas de Zamora, Merlo, Moreno, La Matanza, Morón, Ituzaingo, Lomas de Zamora, y Almirante Brown, y estuvimos acompañados por nuestra compañera de Turismo Alejandra Evolo.

Salimos entre las 6:00 y las 7:30 y llegamos a Areco a eso de las 10:00 de la mañana para encontrarnos con Verónica, la compañera de SUTEBA Areco, que nos acompañó durante toda la visita guiándonos por el hermoso recorrido.

Comenzamos por el Casco Histórico y luego visitamos la Platería Sánchez, para después irnos al Museo Güiraldes, donde además de poder apreciar los antiquísimos objetos de colección, pudimos ver un video que nos cuenta un poquito más de la historia.

Paramos para almorzar en un típico asado en La Lechuza, un asador criollo de excelentísima calidad, donde nos atendieron de maravilla. Allí se sumó nuestra compañera Viviana, la Responsable Política de la Seccional Areco, quien nos dio un hermoso presente que luego sorteamos en el micro y se lo ganó María Palma, una compañera de Almirante Brown que quedó muy contenta con su hermoso mate!!!

Después de almorzar visitamos el museo atelier “La Recova”, del pintor de la temática gauchesca Miguel Ángel “Indio” Gasparini, donde su hijo nos narró con mucho amor y admiración hacia su padre, unas hermosas historias mientras disfrutábamos de sus bellísimas pinturas.

Para la tarde reservamos la visita al Museo Las Lilas, donde recorrimos la sala de Cuadros de Florencio Molina Campos, el cual nos dejó boquiabiertos con la historia de sus bellísimas obras. Y en el bar disfrutamos de un audiovisual acompañado de un exquisito café con media lunas!!!

Como cierre del viaje, pasamos por el local de artesanias “Indio muerto cabeza abajo”, donde tenían hermosas obras, y de allí nos fuimos a hacer una degustación de chocolates en la Olla de Cobre, donde terminamos de endulzar la tarde para ayudarnos a emprender el regreso.