6 de agosto de 2012

LA PLATA: SALÓN ARGENTINO DE BODEGAS - FERIA DE VINOS

Del 9 al 11 de agosto, más de 60 firmas presentarán, entre otros, los últimos vinos que se están comercializando en el mercado interno, vinos que han tenido paso por barrica o de guarda, e incluso vinos jóvenes recientemente embotellados.

 

Durante los tres días el público, mayor de 18 años, tendrá la posibilidad de disfrutar, en forma libre y con la copa que incluye de regalo la entrada, más de 400 de los mejores vinos y espumantes que se producen en el país. Como ya es habitual la ciudad de La Plata se viste de gala para recibir a las mejores bodegas argentinas en una de las más importantes expos del país, considerada dentro del calendario nacional de ferias. Salón Argentino de Bodegas, organizada por Sociedad Argentina, reúne a representantes de bodegas nacionales y consumidores en un espacio único e imponente como es el Teatro Argentino.

Posicionado como un evento que define tendencias de consumo de vinos y espumantes, el Salón Argentino de Bodegas congregará a una diversidad de bodegas de renombre y “boutiques” de todas las regiones del país, y como cada año, artistas platenses acompañarán a los expositores uniendo sus obras de arte a los vinos, generando un estilo propio y único a cada stand.

Durante los tres días el público, mayor de 18 años, tendrá la posibilidad de disfrutar, en forma libre y con la copa que incluye de regalo la entrada, más de 400 etiquetas, de las más de 60 bodegas de primera línea que exponen sus productos.El horario de visita en estos 3 días es de 18:00 a 23:00, y el costo de la entrada anticipada es de $80. 

Desde hace ocho años la Feria reúne a las más importantes bodegas de nuestro país para que el público pueda disfrutar no sólo de los mejores vinos, sino también de su tradición familiar a través de las historias y experiencias de sus propios bodegueros, enólogos y sommeliers. Cada año se busca vincular al consumidor con el extraordinario mundo del vino para que conozca su ciencia y su producción, sin dejar de lado el arte y la cultura que están siempre presentes.