GENOCIDAS CIVILES Y MILITARES SERÁN JUZGADOS EN EL PRIMER JUICIO POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD EN TANDIL

Será a partir del jueves 9 de febrero a las 13:00 horas. Es el primer juicio con inicio en 2012. Con este debate se sacará a la luz la complicidad entre civiles y militares en el terrorismo de Estado.

Los genocidas civiles y militares serán juzgados por el secuestro, torturas y asesinato de Carlos Alberto “El Negro” Moreno, militante de la Juventud Peronista de Olavarría y abogado laboralista de la Asociación de Obreros Mineros Argentinos (A.O.M.A.). Los imputados son: el ex teniente coronel Julio Alberto Tomassi (responsable del área militar 121), el ex Mayor Roque Ítalo Pappalardo, el ex suboficial José Luis Ojeda, como coautores de los delitos. Los tres tienen prisión preventiva: Ojeda en una Unidad Penal y los otros dos con el beneficio del arresto domiciliario. Los civiles imputados son Julio y Emilio Méndez, quienes están en libertad y serán juzgados como partícipes secundarios, porque e ran los propietarios de la “Chacra de Méndez”, donde Moreno permaneció en cautiverio y fue torturado.

Carlos Alberto Moreno f ue secuestrado el 29/4/1977 en Olavarría y llevado a Tandil, donde estuvo en cautiverio en la “Chacra de Méndez”, propiedad de Julio y Emilio Méndez. El 3/5/1977 logró escapar, pero fue recapturado y asesinado. Durante la instrucción de la causa se realizó la exhumación del cuerpo. La autopsia determinó que las balas le ingresaron al pecho desde arriba hacia abajo y había signos de tortura.

Los hermanos Méndez fueron parte del genocidio, aportando un predio privado para funcionar como centro clandestino. El genocidio fue cívico-militar: hubo intereses comunes y un funcionamiento conjunto entre sectores de la sociedad civil con las Fuerzas Armadas.

La participación civil en este caso no se limita a los Méndez: se debe investigar el accionar de la empresa Loma Negra, por entonces propiedad de Amalia Fortabat. Moreno era abogado laboralista y estaba trabajando sobre las malas condiciones de trabajo en la cementera. Como señaló Matías Moreno, hijo de Carlos, “las Fuerzas Armadas tenían entrada libre, armaron listas negras y los cuerpos de delegados fueron detenidos y despedidos. La empresa, además, se benefició económicamente con la dictadura, por ejemplo con la reconstrucción de los estadios para el Mundial de Fútbol de 1978. Mi padre había investigado que los trabajadores la sección embolsadora no llegaban a jubilarse, morían antes. Descubrió que la silicosis (una enfermedad por el depósito de polvo en los pulmones) les acortaba la vida y los comenzó a representar. A partir de este patrocinio, lo secuestraron”.

La historia de Loma Negra es similar a la del ingenio azucarero Ledesma (que en la Noche del Apagón marcó a sus trabajadores, usó sus camiones para secuestros y sus instalaciones como centro clandestino de torturas y desapariciones) y otras empresas como las automotrices Mercedes Benz Benz y Ford, acusadas por los sobrevivientes de colaborar activamente en los secuestros y posterior desaparición de empleados.

El Tribunal a cargo del juicio está integrado por los jueces Néstor Rubén Parra, Roberto Atilio Falcone y Mario Alberto Portela. El debate se desarrollará en el Aula Magna de la Universidad del Centro, General Pinto 399, Tandil. Las audiencias se realizarán los jueves y viernes desde las 10:00 horas. El juicio es oral y público, por lo que podrán concurrir a las audiencias las personas de 18 años de edad o más, acreditándose con su DNI o cédula.

El SUTEBA estara presente como en cada juicio por MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA!