DENGUE: APARICIÓN SOSTENIDA DE CASOS AUTÓCTONOS EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES (SE 12)

Continúa creciendo el número de casos según el informe del Boletín Epidemiológico de la Provincia de Buenos Aires. Es muy importante la prevención en los hogares porque el mosquito tiene hábitos domiciliarios.

 

Actualmente existe un alerta regional de dengue y detección de circulación viral en 15 provincias de nuestro país. La provincia de Buenos Aires registra un total de 633 casos confirmados y 523 probables hasta la Semana Epidemiológica (SE) 12, que abarca hasta el 21 de marzo de 2020. Se identificaron los serotipos DEN-1 (132 casos), DEN-2 (20 casos) y DEN-4 (229 casos).

Existen 4 serotipos llamados DENV-1, DENV-2, DENV-3 y DENV-4. La infección por un serotipo produce inmunidad permanente contra la reinfección por ese serotipo. La infección sucesiva con dos serotipos diferentes es un factor de riesgo para desarrollar las formas graves de la enfermedad.

Además, hay 136 casos confirmados por laboratorio sin serotipo y 116 fueron confirmados por nexo epidemiológico. Se notificaron casos positivos autóctonos en 27 municipios definidos como áreas en brote (ver foto). Por otra parte, se registraron casos de dengue importados durante todo el año, observándose un aumento significativo de casos confirmados importados, principalmente de Paraguay.

 

DESCACHARRIZACIÓN EN CADA CASA

Es fundamental eliminar todos los posibles criaderos que haya en los hogares. El mosquito Aedes Aegypti tiene hábitos domiciliarios y necesita de recipientes (naturales o artificiales) que contengan agua limpia y quieta para reproducirse. 

El dengue no se contagia de persona a persona, sino a través de estos mosquitos que previamente han picado a una persona enferma. Por ello, se considera al mosquito vector transmisor de la enfermedad.

 

Para erradicar los criaderos:

- Mantener bien tapados los recipientes donde se almacene agua, como los tanques de agua. Se puede poner un plástico que tape la boca y un hilo o soga atado alrededor.

- Eliminar el agua de los recipientes, huecos de árboles, rocas, paredes y tapias, objetos, pozos, letrinas abandonadas, depresiones de terreno, blocks de construcción y objetos o instrumentos.

- De existir piletas de natación y no vaciarlas, mantenerlas con bastante cloro para evitar el desarrollo de larvas.

- Cortar la maleza de la cercanía de las casas previa fumigación.

- Cambiar cada tres días el agua de los recipientes para que las larvas no puedan desarrollarse en ellos. Prestar especial atención a los floreros. Utilizar arena húmeda en lugar de agua en floreros de cementerio. 

- Lavar con esponja los bebederos de animales y cambiarles el agua todos los días.

- Perforar huecos en las llantas que se utilizan, como en los juegos de los parques, para que no se acumule agua.

- Eliminar todo tipo de basura, sobre todo aquella que puede almacenar agua: botellas, cáscaras, llantas y demás recipientes.

- Limpiar periódicamente canaletas de desagües y controlar que no se acumule agua por estar desniveladas.

Reducir el contacto persona-mosquito colocando mallas protectoras en aberturas.