CUMBRE DE LAS AMÉRICAS EN PANAMÁ Y MARCHA POR LA PAZ EN COLOMBIA

10/04/2015

En víspera de la Cumbre Social de las Américas, que se realizó en Panamá, hubo un encuentro previo del cual participó la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA de los Trabajadores) representada por los compañeros Roberto Baradel, Secretario de Relaciones Internacionales, y Pablo Reyner, coordinador de la misma secretaría.

Desde el 6 de abril en la capital panameña se desarrollan actividades previas a la Cumbre de las Américas conjuntamente con representantes de la Sociedad Civil y se ha redactado una resolución que será presentada ante los Presidentes en la Cumbre de las Américas. En la misma, los representantes de la CTA incluyeron la denuncia a los fondos buitres, la reivindicación de nuestra soberanía económica,  la denuncia del refuerzo militar en las Islas Malvinas y el pedido al Reino Unido del acatamiento de  las resoluciones de la ONU.

En ese sentido, Roberto Baradel declaró: "Esta Central ha formado parte de las reuniones del Comité Ejecutivo de la Confederación Sindical de las Américas logrando incluir una mención a dos temas importantes para nuestro país: Islas Malvinas Argentinas y fondos buitres". Asimismo, agregó: "Es importante sumar al sindicalismo en la discusión que se dará en las Naciones Unidas en relación a la reestructuración de la deuda soberana y reafirmamos que la educación, la salud y el acceso al agua son derechos humanos fundamentales que  no pueden ser objeto de tratados de libre comercio".

Al  Foro Sindical  asistieron las organizaciones alineadas a la CSA: la CTC de Cuba; la COB de Bolivia; el PIT-CNT de Uruguay; la CGT de Perú; el futuro Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro (ex canciller de Uruguay); y por la OIT su Secretario General, Guy Ryder, además 35 centrales obreras de toda América y alrededor de 300 referentes sindicales.

Tanto la CTA como las demás Centrales Sindicales presentes tomaron la decisión de no asistir al Foro Social Civil dada la discriminación que sufren el Pueblo Cubano y Venezolano, por el marcado apoyo de este foro a las políticas neoliberales.  

Por otro lado, Pablo Reyner, declaró: "Estos espacios de reunión son fundamentales para el intercambio de puntos de vista sobre las realidades de los trabajadores de cada región. Sin embargo, no podíamos mantenernos ajenos a la exclusión de la Central de Trabajadores de Cuba, por lo  que expresamos nuestra  solidaridad con el pueblo cubano y  nuestra oposición a la avanzada imperialista contra Venezuela, para que Obama de marcha atrás con el decreto y frenar los golpes blandos en América Latina, reforzando la soberanía económica en nuestros países".

La Cumbre de los Pueblos, llevada a cabo bajo el lema "América Latina, una patria para todos, en paz, solidaria y con justicia social", se celebró de forma paralela a la VII Cumbre de las Américas y tuvo una fuerte presencia de los pueblo originarios. En la apertura cantó  Silvio Rodriguez, invitado por la CTC de Cuba. La misma  continuará con reuniones de debate y trabajo en comisión, en la Universidad Nacional de Panamá.

Además, en Colombia se realizó la Marcha por la Paz, con una movilización central en Bogotá y varias réplicas en distintos puntos del país. Allí nuestro Secretario de Relaciones Internacionales, Roberto Baradel, fue uno de los oradores, en sus declaraciones, desde una reunión del Consejo Directivo de la FECOE, nos expresó: "La Marcha por la Paz fue impresionante. Participaron más de quinientas mil personas que se movilizaron por Bogotá y otros puntos del país. Tuve el honor de ser orador, en representación de la CTA y la Internacional de la Educación. Marchamos apoyando el proceso de paz con los compañeros de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia y de la Federación Colombiana de Educadores. Se podía ver una diversidad muy grande en la marcha, pero los trabajadores lideraron la convocatoria a marchar por la paz, que fue muy exitosa. Sin embargo, los diarios de la derecha titularon hoy que la izquierda se movilizó por la paz, para deslegitimar el reclamo del pueblo. Pero queda claro que si la izquierda marcha por la paz, la derecha está por la guerra y los sectores conservadores de Colombia expresan así su enojo por el avance del proceso de paz". Por último remarcó que "la Marcha fue una marcha histórica y el reclamo no puede ser ignorado".