CORDILLERA: COMIENZA TEMPORADA DE LA NIEVE

La temporada invernal está por comenzar. Los centros del país se preparan para recibir a los amantes de los deportes invernales. Para este año se espera mucha nieve y buenas condiciones climáticas a todo lo largo de la Cordillera de los Andes, desde la provincia central de Mendoza hasta la Isla Grande de Tierra del Fuego, en el extremo sur del continente.

Desde Cuyo hasta la Patagonia, bordeando la cordillera de los Andes, nuestro país cuenta con muchos centros de esquí: Chapelco, Catedral, Las Leñas, Cerro Castor, La Hoya, Caviahue y Penitentes.  A continuación un breve resumen de cada uno.

Las Leñas

En pleno corazón de la Cordillera de los Andes, a tan sólo 1.200 Km. de Buenos Aires,  se encuentra este paradisíaco lugar, el Valle de Las Leñas.  La magia de este centro de ski es el resultado de la combinación entre naturaleza, confort, aventura y relax. Su base está a 2.240 metros de altura sobre el nivel del mar y su cumbre a 3.430 metros. Las Leñas esta a tan sólo 45 minutos del aeropuerto de Malargüe, a 500 Km. de Mendoza Capital y a 200 Km. de San Rafael.
Este complejo brinda unas vacaciones inolvidables para todos los amantes del ski y snowboard. Cuenta con una calidad de nieve insuperable, gastronomía internacional, instalaciones hoteleras de primer nivel, en un marco de seguridad y tranquilidad para toda la familia. Gracias a su ubicación geográfica, el Valle ofrece una temporada extraordinariamente larga que se extiende desde el mes de Junio hasta Octubre inclusive.

Cerro Catedral

En la provincia de Río Negro, a 19 kilómetros de Bariloche, el Cerro Catedral es la montaña más moderna de Sudamérica. Cuenta con 40 medios de elevación, 600 hectáreas esquiables, 19 paradores gastronómicos, un pase único para toda la montaña y 120 kilómetros de pistas, como para que la temporada sea una verdadera fiesta.
Es una montaña moderna, ágil y llena de servicios, como ninguna en el Hemisferio Sur. Actualmente, cuenta con la mayor infraestructura disponible de los centros invernales de nuestro país, la mayor superficie de pistas y caminos y una capacidad de transporte de esquiadores por medios de elevación que es superior a la suma de todos los restantes centros invernales de la Argentina.

Cerro Castor

En Tierra del Fuego, la última provincia de la Patagonia, casi en los limites del “fin del mundo”, está Cerro Castor, el centro de esquí más austral de la Argentina, y por lo tanto del mundo. Queda a 27 kilómetros de la ciudad de Ushuaia y es el último centro de esquí inaugurado en Argentina, en 1999. Uno de los aspectos más valorados por los esquiadores es la calidad de su nieve, que no solamente es mucha sino también muy suave, conformada por un polvillo blanco que nunca se convierte en hielo gracias a las particularidades geográficas del lugar, a baja altura y cercano al Polo Sur.
Cerro Castor cuenta con todos los servicios para garantizar una estadía cómoda y práctica durante las jornadas de esquí, tanto para principiantes que se acercan a su escuela como los numerosos equipos profesionales europeos que eligen este lugar para entrenar cuando en el hemisferio norte hace calor.

Chapelco

A 20 kilómetros de San Martín de los Andes, en la provincia de Neuquén, sobre un cordón montañoso que surge de la cordillera, el centro Chapelco se define por su perfil íntimo y familiar. Es una experiencia que enamora y que se quiere volver a repetir.
A lo largo de los últimos años se han realizado importantes inversiones que mejoraron sensiblemente tanto sus servicios, como su parque de medios de elevación y el mantenimiento de sus pistas.
Una de sus características distintivas es su imponente marco natural: por un lado los extensos y añosos bosques de lengas, que acompañan el trazado de muchas de sus pistas hasta más allá de sus cotas intermedias y que no solo aportan un entorno visual único, sino que también protegen muchas de sus pistas del viento y el frio creando condiciones inigualables para la práctica de los deportes de nieve y una sensación de contacto con la naturaleza difícil de igualar.
A esto se suman sus vistas abiertas sobre la cordillera, dominadas por el majestuoso volcán Lanín y la porción occidental del lago Lácar. Detrás, el siempre nevado cordón montañoso de los Andes y los volcanes chilenos cierran una postal inolvidable.
Su privilegiada ubicación geográfica favorece además largas temporadas  con excelente calidad de nieve, permaneciendo abierto desde mediados de Junio a mediados de Octubre.

Cerro Bayo

En el sur de la provincia de Neuquén, cerca de Villa La Angostura, Cerro Bayo es un centro de esquí autodenominado “boutique” que se caracteriza por su tamaño mediano y por un paisaje de ensueño con el lago Nahuel Huapi y la isla Victoria al frente. El otro privilegio de esta localidad es la tranquilidad de su ambiente familiar, sin muchedumbres ni colas en los medios de elevación.
Cerro Bayo fue creado hace ya tres décadas y hoy en día es un sofisticado centro con 21 pistas y 3 snow parks  rodeados de bosques y picos nevados. Hay una buena variedad de pistas tanto para principiantes como para expertos que exigen un alto nivel de pendientes. Incluso los más audaces disponen de amplios sectores “fuera de pista” y un “snowboard park” para realizar toda clase de saltos. En total hay 12 medios de elevación con una capacidad para 6.350 esquiadores por hora, 12 kilómetros, 7 de pistas y otros cuatro de fuera de pista.

La Hoya

A 15 kilómetros de Esquel, en el noroeste de la provincia de Chubut, hay un centro de esquí encerrado por una montaña en un semi-círculo con la forma de un descomunal anfiteatro blanco. Al ver el mapa que se le entrega al esquiador en el centro de esquí La Hoya, se descubre un verdadero “ramillete” de pistas que se entrecruzan por las laderas confluyendo en la base, justo en el centro de una gran “hoya” de origen natural.
Una de las razones que definen el perfil familiar de La Hoya es justamente que la confluencia de todas las pistas en el mismo lugar le permite a los padres mantener el contacto con los chicos, e inclusive los amigos que esquían en pistas de diferente nivel no dejan de compartir juntos su día de esquí. En total el centro tiene diez medios de elevación, 60 hectáreas de superficie esquiable y 24 pistas interconectadas, con una extensión de 22 kilómetros y un desnivel de 750 metros. Con respecto a la nieve, al estar las pistas sobre la ladera sur de la montaña, tienen poco tiempo diario de exposición al sol, lo cual otorga el privilegio de una larga temporada con abundante nieve en polvo (por esta razón algunos equipos europeos de esquí eligen este lugar para entrenar, en especial por su “fuera de pista”).

Caviahue

Al noroeste de la provincia de Neuquén, el pueblo de Caviahue es una alternativa a los centros de esquí clásicos, con una buena infraestructura de pistas con diferentes complejidades. Durante casi todo el invierno este adorable pueblito transcurre sus días con las casas semi-tapadas por la nieve, otorgándole un encanto especial al paisaje poblado de árboles de araucarias. El centro de esquí es mediano y relativamente nuevo, pero con una infraestructura que incluye restaurantes, alquiler de equipos, jardín de nieve para chicos, escuela de esquí y diez pistas para snowboard y esquí alpino. Un aspecto distintivo de este centro es un telesquí que va hasta los 2800 metros de altura, bastante cerca del cráter del volcán Copahue. Y desde allí se puede descender esquiando por la ladera del volcán a través de pistas intermedias o de alta complejidad. Además se puede optar por un maravilloso fuera de pista.

Penitentes

En la provincia de Mendoza, a 168 kilómetros de la capital provincial, se llega a un centro de esquí pequeño llamado Penitentes. Además de la comodidad de llegar desde la ciudad de Mendoza en solo dos horas sobre asfalto, este centro de esquí es más económico que los tradicionales, y cuenta con alternativas de alojamiento que van desde hostels muy económicos con cuartos compartidos, hasta refugios y departamentos para familias o confortables hosterías.
El centro de esquí Penitentes tiene 25 pistas para todos los niveles de esquiador –incluyendo algunas pistas extremas-, y 10 medios de elevación. Y hay también una escuela de esquí con 50 instructores.
Para los amantes de los saltos en la nieve –ya sea en esquí o snowboard--, hay un snowpark con todos los elementos para hacer piruetas a gusto. Hace muy poco se modernizó la Hostería. Quienes concurran al centro se encontrarán una hostería de mayores dimensiones y un nuevo espacio al aire libre para ser utilizado por aquellos que decidan tomar o comer algo, o simplemente disfrutar un momento agradable y una vista privilegiada.

Otros centros de esquí

Neuquén

Parque de nieve Batea Mahuida
Los parques de nieve son una especie de centro de diversiones deportivos orientados hacia aquellas personas que, sin ser esquiadores, buscan un acercamiento a la nieve para deslizarse por pendientes suaves, ya sea con esquíes, trineos o culipatines. Son por lo tanto ideales para ir con chicos, o también para gente que simplemente desea dar sus primeros pasos en el esquí, y probar así si el deporte le resulta atractivo o no. Por último, son mucho más económicos que otros centros tradicionales.
Uno de estos parques es el Batea Mahuida, ubicado en la localidad de Villa Pehuenia –provincia de Neuquén--, administrado por la comunidad aborigen Mapuche Puel, cuyo cacique es su director. El cerro Batea Mahuida se encuentra a 12 kilómetros de Villa Pehuenia y fue inaugurado en el invierno de 2000.

Fuente: Secretaría de Turismo de la Nación