BUENOS AIRES, BERISSO: 8º FIESTA DEL VINO DE LA COSTA

El 9 y 10 de julio en Berisso se realiza la 8º Fiesta del Vino de la Costa. Es el momento de celebrar luego de un año de trabajo. Así, junto a los consumidores, habitantes de Berisso y la región, los productores compartirán nuevamente el fruto de este trabajo y la continuidad de una tradición de más de cien años de elaboración de vinos caseros.

La tarea de promover y realizar la Fiesta del Vino es para los organizadores un nuevo desafío. Es también un orgullo porque el gran esfuerzo realizado para las anteriores ediciones ha sido premiado con el éxito de la convocatoria, con la satisfacción del trabajo que rinde sus frutos y con la propia conciencia de estar realizando una tarea importante para la recuperación de esta hermosa tradición productiva y cultural.


La Fiesta del Vino de la Costa se ha convertido en poco tiempo en un evento turístico de gran relevancia, promoviendo la llegada a la ciudad de miles de visitantes, ante quienes se muestra no solo el vino y los productos locales típicos, sino la variedad de atractivos culturales y naturales que Berisso ofrece.


Para esta nueva edición de la Fiesta del Vino de la Costa se programan las siguientes actividades:

• Cena anual de bienvenida del nuevo vino.
• Concurso abierto de productores artesanales de vinos caseros (dos categorías).
• Degustación de Vino de la Costa.
• Degustación de productos artesanales de la ciudad, la región y productores invitados de otras ciudades.
• Muestra ferial institucional y artesanal.
• Muestra fotográfica.
• Realización de artesanías en vivo.
• Proyección de Videos.
• Festival Artístico.
• Patio de Comidas (platos típicos de más de 10 colectividades extranjeras, platos criollos típicos).
• Demostración de cocina profesional.
• Paseos en lancha por el Delta de Berisso.
• Visitas a viñedos para público en general guiadas por sus productores.
• Visitas guiadas a la calle Nueva York (Lugar Histórico Nacional).
• Encuentro Nacional de Escultores.

Pero, ¿qué es el Vino de la Costa?


Durante el período de la inmigración masiva del que Berisso fue protagonista singular por su historia portuaria, en las tierras bajas de la isla y del monte costero muchos de los pioneros cultivaron sus quintas de verduras, hortalizas, frutales y vides, aprovechando la cercanía al mayor mercado consumidor del país.


La implantación de la vid americana bajo el sistema de parral rápidamente se adaptó a las condiciones locales, dando como resultado un vino diferente por su aroma frutado y sabor característico, que sigue siendo en la actualidad reconocido por la población de la zona. Se cultivaron principalmente vinos de uva americana o isabella, aunque también de ciruela, blancos y rosados.


El vino de la costa exhibe un carácter regional y diferenciado, con su aroma frutado y sabor característico. Es un producto natural, sin conservantes ni aditivos. Es artesanal, ya que se hace en las quintas de los productores de acuerdo a la tradición, aunque hoy con el aporte técnico de enólogos y profesionales. Se lo reconoce como excelente compañero de asados, empanadas y fiambres caseros.
Tal como hoy, desde los comienzos de esta tradición productiva, trabajaba en la viña toda la familia para lograr obtener aquel vino que comenzó a consumirse y venderse localmente. Su comercialización llegó pronto a restaurantes y comercios de barrio, a las fondas de la calle Nueva York, a las ciudades de Ensenada y La Plata.


Se lo conoció como “vino de la costa” o “vino de la viña” y se convirtió pronto en furor cuando el puerto hacía girar al mundo alrededor de esta ciudad. Entre las décadas del '40 y el '60 se llegaron a vender más de un millón de litros anuales. Su elaboración fue desde el inicio un proceso casero, sin productos químicos, hecho con corazón y trabajo, buscando seducir los paladares de los trabajadores de los frigoríficos, para acompañar sus horas de descanso.


A pesar de aquella época de florecimiento y de su notable tradición local, el vino de la costa comenzó a ser amenazado por diversos factores que disminuyeron drásticamente su producción. La progresiva preponderancia de los vinos cuyanos, las crecidas extraordinarias del Río de la Plata, la migración de los jóvenes hijos de los quinteros, jaquearon todo aquel esfuerzo de los pioneros y llevaron al vino de la costa casi hasta su desaparición. Sobrevivió apenas para el consumo familiar y para la venta al menudeo, casi para los amigos.
Tras largos años fuera del circuito comercial, durante las últimas ediciones de la Fiesta del Inmigrante, entre los puestos de la feria, acompañando a las comidas típicas de las colectividades, volvieron a servirse los Vinos de la Costa.


Sin perder el concepto artesanal de la tradición productiva, los viñateros de Berisso han comenzado a volver a creer en el futuro de su producción de vides y ciruelos. En la actualidad, distribuidas en un pequeño número de fincas, la superficie total de cultivo que ocupa la vid americana alcanza a unas 25 hectáreas en el partido de Berisso, con tendencia a incrementarse. La producción de vino ha superado en los últimos años los 50.000 litros anuales.