A 10 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO AL COMANDANTE HUGO CHAVEZ

Con motivo del décimo aniversario del “Día de la Milicia Nacional Bolivariana del Pueblo en Armas y de la Revolución de Abril” y de los 10 años del 13 de abril de 2002, día en que el pueblo y el ejercito venezolano regresaron al poder al Comandante Hugo Chávez después del golpe facista del 11 de abril, se realizó un acto de Ofrenda Floral en el Monumento del Libertador Simón Bolívar en el parque Rivadavia.

Durante la ceremonia dirigió unas palabras el Embajador de la República Bolivariana de Venezuela en la Argentina, Carlos Eduardo Martinez Mendoza. Al acto asistieron diferentes representantes diplomáticos de varios países de Latinoamérica (Haíti, Brasil, México, entre otros). También estuvo presente el Secretario General de la CTA, Hugo Yasky.

El regimiento de Granaderos a Caballo fue quien entonó el himno Nacional Argentino y el Himno de Venezuela. “Siempre he dicho que el regimiento de Granaderos a Caballo no es una referencia sólo de Argentina, es una referencia de todo el continente, de toda la región por su tradición histórica, por lo que representa en si mismo la memoria en lo que ha sido la historia de la América Grande”, deslizó Carlos Eduardo Martinez Mendoza. Luego, en alusión al golpe de hace 10 años contra el Comandante Chávez, el Embajador dijo: “Este continente está lleno de revoluciones de carácter popular, lamentablemente quienes escribieron la historia solamente han escrito las revoluciones burguesas y conservadoras, pero de lo que nosotros estamos verdaderamente premiados son de revoluciones populares. Por eso hoy estamos celebrando, después de 10 años, aquella revolución donde el imperio, conjuntamente con los lacayos y la oligarquía venezolana, depusieron a un presidente electo democrática y constitucionalmente y con esencia de pueblo, y después de 48 horas una revolución que representó la consolidación de la unidad pueblo y ejército, vuelven a reponer al presidente y a la revolución en el contexto de la vida política venezolana.”

Sobre el acto, Yasky afirmó: “Es una fecha muy importante. Es parte de la épica que fuimos construyendo los pueblos de América Latina. Una fecha que sin duda remite a un hecho histórico que va a quedar grabado como una gesta anti imperialista, porque el golpe de la derecha venezolana hace 10 años no fue solamente la expresión de las clases dominantes del país, sino también la expresión de la ejecución de la voluntad del gobierno de Estados Unidos, que fue quien estuvo moviendo los hilos de las marionetas”.

Asimismo, agregó: “Creo que tiene para nosotros un paralelismo importante con lo que fue el 17 de octubre de 1945, porque ahí también hubo una gesta popular que al cabo de unos días logró rescatar de la cárcel a otro líder popular que recién empezaba a convertirse en lo que después fue el General Perón en el gobierno. Rescatarlo de la cárcel de Martín García y construir a partir de ese día otra epopeya.”

El Secretario General de la CTA, también dijo: “Son hechos que escalonan la lucha anti imperialista y hoy más que nunca hay que reivindicarlo. Fue el golpe de Estado que los pueblos lograron revertir. Un golpe de Estado que hubiese cambiado sin lugar a duda los procesos de América Latina y que, quizás, hubiese impedido que años después pudiéramos decirle que no al ALCA. Son piezas del mismo rompecabezas. Así que como trabajadores, es un orgullo rendirle homenaje a Simón Bolívar, pero hacerlo nada más ni nada menos que levantando las banderas de la unidad latinoamericana y del anti imperialismo.”

Para finalizar, el sindicalista habló del momento que atraviesas las organizaciones sociales en América Latina: “Estamos construyendo una unidad que se expresa en hechos concretos. El año pasado cuando fuimos a Mar del Plata el 5 de noviembre y participaron movimientos de trabajadores y movimientos sociales de Venezuela, de Argentina, de Brasil, había representantes de Uruguay. Estamos construyendo una unidad que se tiene que expresar fundamentalmente con un contenido que reivindique este proceso histórico que nos da una oportunidad irrepetible. Es decir, así como en 1810 más o menos empiezan a darse esos aires y gritos de libertad de Simón Bolívar, San Martín, la revolución haitiana tantas veces olvidada, en esta etapa estamos ante una oportunidad histórica y creo que los gobiernos populares de la región tienen en sus manos la oportunidad de fortalecer junto a nuestros pueblos la unidad latinoamericana para construir un modelo social más justo. Para construir frente a las grandes potencias del norte, que hoy están en crisis y con ajustes para sus pueblos, una alternativa y un modelo distinto basado en la justicia, en el respeto a la diversidad, en el rescate de nuestra esencia histórica, de nuestros pueblos originarios, de nuestra américa mestiza y fundamentalmente de esta identidad histórica que hemos construido juntos.”