5 DE MAYO: DÍA MUNDIAL DEL LAVADO DE MANOS. UNA COSTUMBRE SALUDABLE Y UN DERECHO.

El lavado de manos reduce la transmisión de las enfermedades infectocontagiosas. Es una medida de prevención efectiva y económica que debe ser accesible para todxs.

En nuestro siglo las pandemias de gripe A H1N1 primero y la del COVID-19 después nos enseñaron muchas cosas sobre la transmisión de enfermedades en la comunidad e introdujeron costumbres antiguas y saludables como el lavado de manos con agua y jabón.

Aprendimos también que las llaves de luz, los picaportes, el control remoto, el celular y otros teléfonos, el botón de descarga del inodoro, el botón del ascensor, los teclados, los pasamanos y asideros del transporte público son objetos que tocamos varias veces al día y pueden transmitir gérmenes. Es importante mantenerlos limpios en los lugares en que eso es posible y estar atentos a higienizar nuestras manos después de haberlos tocado. Por ejemplo, al llegar a casa o al trabajo después de haber viajado en transporte público.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL LAVADO DE MANOS?

  •  Porque evita la transmisión de gérmenes y reduce la transmisión de enfermedades gastrointestinales, respiratorias y de la piel
  • Porque reduce la mortalidad infantil causada por enfermedades infectocontagiosas

  • Porque en el ambiente hospitalario reduce la transmisión de microorganismos resistentes a los antibióticos

  • Porque es la intervención de salud más costo-efectiva

  • Porque se trata de una acción simple y económica que mejora la salud de quienes estudian y quienes trabajan

 

RECOMENDACIONES PARA EL ÁMBITO EDUCATIVO

Es necesario que la Escuela cuente con infraestructura para implementar actividades educativas y prácticas para promover la higiene, tales como:

  •  Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón. Solo en caso de que no haya agua y jabón disponibles, utilizar alcohol en gel.
  • Disponer de jabón (preferentemente líquido) y toallas descartables de papel o secamanos.

  • Ventilar periódicamente los ambientes escolares, especialmente en época invernal.

  • Extremar las medidas de higiene, principalmente en los baños y las superficies de contacto (manija de las puertas, grifos de baños, botón de descarga del depósito del inodoro, mesadas, etc.).

  • Fomentar el lavado de manos después de ir al baño y antes de comer en la Escuela.

  • Disponer de agua potable para consumo, para lavado de manos y preparación de alimentos

 

¿QUÉ HACEMOS DESDE EL SUTEBA?

En el marco de la campaña "Las manos limpias salvan vidas", el SUTEBA decidió impulsar el tratamiento y relevamiento de riesgo sanitario de todas las Escuelas de la provincia de Buenos Aires, en consonancia con las recomendaciones de la CoMiSaSEP, la OMS/OPS y UNICEF.

Las conductas para el cuidado de sí y de las demás personas, el lavado de manos entre ellas, encuentran a la niñez como una buena promotora para su generalización. Es necesario que lxs Alumnxs se apropien de esta costumbre, ya que según datos de la DGCyE son menos de un 34% lxs niñxs que tienen el hábito de lavarse las manos con jabón. 

Para poder trabajar esta práctica en la Escuela es imprescindible asociar las mejoras edilicias con la Educación sobre higiene.

DESDE EL SUTEBA PROMOVEMOS Y SOLICITAMOS:

La organización en todas las Escuelas de la Provincia de las actividades pedagógicas pertinentes en adhesión a la campaña por el lavado de manos y que las acciones sean de trabajo continuo.

El tratamiento, en el ámbito de la UEGD (Unidad Educativa de Gestión Distrital), de los fondos correspondientes a partidas presupuestarias destinadas a la provisión de agua potable y al mantenimiento de sanitarios.

La existencia de partidas específicas del Servicio Alimentario Escolar (SAE) para garantizar la limpieza de comedores y cocina, y capacitación en higiene a quienes manipulan los alimentos.

La articulación entre distintos actores de la Provincia (Medicina preventiva, Centros de Salud, Escuelas, Organizaciones sociales, gremiales, etc.) para potenciar la participación en esta y otras acciones preventivas.

RECORDAR SIEMPRE:

LAVARSE LAS MANOS

Antes de:

• Preparar la comida o servirla

• Comer o beber

• Curar una herida de cualquier tipo

• Colocarse o quitarse lentes de contacto

Y SIEMPRE después de:

• Ir al baño o ayudar a alguien a usar el baño (niñx o adultx mayor)

• Cambiar pañales

• Sonarse la nariz, estornudar o ayudar a niñxs a que lo hagan

• Atender a alguien que está enfermx

• Curar una herida

• Manipular alimentos crudos (especialmente carnes)

• Manipular basura

• Hacer deportes de cualquier tipo

• Asistir a lugares públicos

• Usar el transporte público

• Tocar animales, jugar con ellos o manipular sus excrementos

• Jugar a la intemperie o en la arena

SIEMPRE LAVARSE LAS MANOS AL LLEGAR A CASA.

¿CÓMO DEBEMOS LAVARNOS LAS MANOS?

Un simple enjuague sin jabón no es suficiente para eliminar los gérmenes. Saber lavarse las manos adecuadamente es tan importante como hacerlo cuando corresponde.

Un tiempo razonable incluye 20" de frotación con jabón y 10" de enjuague posterior con agua. En lugares públicos puede tomarse como precaución utilizar la misma toalla para cerrar la canilla del agua y para abrir la puerta del baño.

TÉCNICA DEL LAVADO DE MANOS

Al comenzar el lavado, humedecer las manos con agua y jabón. Y luego frotar:

1- Palma con palma

2- Entre los dedos

3- Detrás de las manos

4- Pulgares

5- Uñas

Enjuagar y secar.

UN POCO DE HISTORIA

A mediados del siglo XIX, en el Hospital de Maternidad de Viena, Austria, la mortalidad de mujeres por fiebre puerperal era un serio problema. En esos años no se había identificado a los gérmenes como responsables de la transmisión de enfermedades. Un joven médico de 27 años, Ignaz Semmelweis, observó que la tasa de mortalidad alcanzada en la sala donde el personal médico era quien atendía los partos presentaba una gran diferencia con respecto a la sala donde los atendían las comadronas. La sala de lxs médicxs tenía muchas más muertes por esa causa. El personal médico y lxs estudiantes atendían a las parturientas después de hacer autopsias.

¿Cuál era la causa de esa diferencia?

Había hipótesis relacionadas con la mala ventilación, la vergüenza y el temor, pero para Ignaz ninguna de ellas era suficiente como explicación.

Un hecho fortuito fue clave para avanzar en la investigación cuando un colega suyo tras herirse accidentalmente en un dedo durante una autopsia murió con los mismos síntomas de enfermedad que aquellas mujeres. Semmelweis estableció la relación entre autopsias e infecciones severas y propuso que el personal médico se lavara las manos antes de atender a las parturientas. Así se redujo drásticamente la mortalidad.

Este descubrimiento de Semmelweis fue reconocido por la comunidad científica de la época tiempo después de su muerte.

El lavado de manos es una medida preventiva que pudo ser reconocida en su eficacia antes que la humanidad supiera que compartía el planeta con seres microscópicos.

DESCARGAR FOLLETO ACÁ