3 DE DICIEMBRE: DÍA DEL MÉDICO Y LA MÉDICA


El 3 de diciembre se celebra el día de la Medicina en Latinoamérica y el Caribe en conmemoración del natalicio de Carlos Juan Finlay Barres (1833-1915).


Finlay, nacido en Camagüey, Cuba, fue el Médico e Investigador que identificó que el modo de transmisión de la Fiebre Amarilla era a través de un vector: el mosquito Aedes aegypti. Dio cuenta de su hallazgo en un trabajo presentado en 1881 llamado "El mosquito considerado hipotéticamente como agente de la transmisión de la Fiebre Amarilla", pese a lo cual la autoría de su descubrimiento intentó ser apropiada por otro investigador de los Estados Unidos, Walter Reed, quien presidió una comisión que arribó a Cuba en 1901 intentando demostrar el origen bacteriano de la enfermedad. En la década del ‘50 se reconoce finalmente el hallazgo de Finlay y se propone la fecha del 3 de diciembre como Día de la Medicina Latinoamericana.


En agosto de 1956, la Argentina adhirió oficialmente a la conmemoración. Desde entonces, cada 3 de diciembre se celebra el Día del Médico en nuestro país.


Teniendo en cuenta la creciente feminización en la matrícula activa de las carreras de Medicina y en los equipos de Salud en nuestro país, que dan cuenta que en las franjas de edad más jóvenes los staff de los efectores de salud cuentan con un 70% de Médicas mujeres y que esa será la tendencia que se mantendrá en los próximos años, sería apropiado llamar a este como Día de la Medicina o de las Personas que ejercen la Medicina.


En la época actual no es posible imaginar al Médico o la Médica haciendo su trabajo sin ser parte de un equipo interdisciplinario en el que se trabaja a la par con otras profesiones de las Ciencias de la Salud y de las Ciencias Sociales, haciendo del campo de la Salud un espacio de construcción colectiva y participativa.


Médicos y Médicas de todo el mundo han reafirmado en esta pandemia de COVID-19 su vocación por la asistencia, el acompañamiento y el alivio del padecimiento del prójimo, por la tarea en la prevención y la promoción de la Salud, en la investigación y en la tarea de comunicar para llevar tranquilidad a la población.


Los sistemas de Salud de todo el mundo, desafiados en su capacidad de respuesta, necesitan pensarse a sí mismos y encontrar nuevas y mejores formas de organizarse para producir Salud.


Agradecemos y saludamos a Médicos y Médicas en su día, los y las invitamos a brindar por todo lo realizado y a seguir trabajando por lo que aún sigue pendiente: Salud para Todos y Todas.