24 DE MARZO: DÍA MUNDIAL DE LA TUBERCULOSIS

Desde 1992, en ocasión de cumplirse 100 años de la presentación por parte del Dr. Robert Koch del bacilo que hoy lleva su nombre, se conmemora el Día Mundial de la Tuberculosis. Ese día, Robert Koch hizo saber al mundo que había identificado a este bacilo -una micobacteria de crecimiento lento- como agente responsable de la infección que causa la tuberculosis.

¿Qué es la tuberculosis?

Es una enfermedad infectocontagiosa que afecta más frecuentemente a los pulmones, aunque puede tener otras localizaciones, algunas de ellas muy graves y que pueden ser mortales o dejar secuelas importantes.

¿Cómo se transmite?

Se transmite de persona a persona por las microgotas de aerosol que son expulsadas al toser por la persona enferma que tiene lesiones pulmonares activas.

¿Todxs lxs que se contagian se enferman?

Es una infección que puede permanecer inactiva o asintomática en las personas que tienen un sistema inmunitario "competente" (así se denomina cuando responde bien) y logra formar una barrera alrededor de la bacteria.

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas con tuberculosis pulmonar activa presentan como síntomas más frecuentes, tos, expectoración que puede ser sanguinolenta, dolor torácico, debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudoración nocturna.

Puede tener otras localizaciones que se conocen como "extrapulmonares" y pueden afectar huesos, meninges, articulaciones, abdomen, entre otras. En esas localizaciones el diagnóstico suele ser más dificultoso o menos evidente. Esas formas de tuberculosis que no son respiratorias no transmiten el bacilo a otras personas.

¿Puede curarse?

La tuberculosis puede curarse con antibióticos, aunque el tiempo de tratamiento es prolongado (seis meses o más) y eso dificulta muchas veces su cumplimiento. No debe abandonarse antes de tiempo.

Uno de los problemas del abandono de los tratamientos es la inducción de resistencia antimicrobiana, que en el caso de esta enfermedad ha sido uno de los motivos de su reemergencia a nivel global. Además, la pandemia de VIH desde los años 80 contribuyó, a través del debilitamiento del sistema inmune de las personas VIH+, al aumento de formas sintomáticas de tuberculosis y de su transmisión entre personas.

Otra dificultad de la tuberculosis radica en que, al demorar el diagnóstico, por no tenerse presente en algunos medios sociales o lugares geográficos esta causa en diagnósticos diferenciales de cuadros respiratorios con tos persistente, hay familias enteras o grupos laborales que pueden resultar afectadxs.

¿Hay vacuna para esta enfermedad?

La vacuna relacionada con esta enfermedad es la BCG. En nuestro país es parte del Calendario Nacional de Vacunación y se aplica en recién nacidos antes del alta hospitalaria. Esta dosis que reciben los recién nacidos, es la única que se administra de esta vacuna. Su aplicación previene la enfermedad en general y especialmente las formas graves de tuberculosis.

En la pandemia, pudo establecerse que las personas con tuberculosis (TB) que enfermaron por COVID presentaban 3,6 veces más riesgo de morir que las personas sin TB.

En nuestro país el diagnóstico de esta enfermedad, especialmente en el subsector público, se realiza con gran profesionalismo clínico y técnico-científico.

El tratamiento medicamentoso se entrega en forma gratuita en hospitales y efectores del primer nivel de atención. Actualmente se han equipado además los efectores de salud de manera de poder identificar rápidamente los casos causados por bacterias resistentes que requieren otro esquema de tratamiento para resolver la enfermedad.

Las principales dificultades radican en la adherencia al tratamiento y en que se realice la consulta temprana y oportuna.

La estigmatización que acompañó a lo largo de la historia a las personas que padecieron esta enfermedad, continúa siendo a veces uno de los factores que dificulta el acceso a los servicios de salud y el reconocimiento de la necesidad de cuidado y pedido de ayuda vinculados a este diagnóstico.

Los Organismos Internacionales proponen como lema en 2022:

  "Invirtamos en poner fin a la Tuberculosis, salvemos vidas".


La tuberculosis, en lxs Docentes, debe ser denunciada como accidente de trabajo, siempre y cuando se hayan detectado casos en la Escuela y se registre documentación que lo certifique. 

Rec. 2-2019 CJM- Enfermedades infectocontagiosas -Protocolo de Prevención, Asistencia y Procedimiento en caso de la aparición de estas enfermedades en el espacio laboral de los trabajadores que se desempeñan en el ámbito de la DGCyE.

Rec. 2-2019 CJM - Anexo I- Información sobre escabiosis, meningitis, gripe, tuberculosis, rubéola, varicela, sarampión y paperas.

Rec. 2-2019 CJM - Anexo II- Varicela, sarampión, rubéola y escarlatina: tratamiento, prevención, contagio, incubación, etc.

DESCARGAR FOLLETO ACÁ