¿QUÉ ES EL AGUA SEGURA?

Según el Ministerio de Salud de la Nación, el agua segura es aquella que por su condición y tratamiento no contiene gérmenes ni sustancias tóxicas que puedan afectar la salud de las personas.

El agua segura debe usarse para:

Beber – Hacer hielo – Lavar alimentos – Hacer infusiones – Lavarse los dientes – Cocinar.

Además del agua potable suministrada por la red (agua corriente), es posible convertir en agua segura aquella que proviene de otras fuentes (pozo, aljibe, cisterna, etc.). En ese caso, como la contaminación del agua no siempre se nota a simple vista o por el sabor, es necesario tomar medidas para cerciorarnos que estamos consumiendo agua segura.

Opción A:
Colocar 2 gotas de lavandina por cada litro de agua, y dejarla reposar 30 minutos antes de consumirla.

 

Opción B:
Otra forma de tratar el agua para que sea segura para nuestra salud es hervirla hasta que salgan burbujas durante 3 minutos, y esperar a que se enfríe para consumirla.
De esta manera se logra desinfectar el agua de cualquier bacteria nociva, por ejemplo la que contagia el cólera.
ATENCIÓN: Si el agua está muy sucia, antes de potabilizarla debe ser filtrada a través de una tela limpia, para retirarle las impurezas visibles.
Para más información pueden visitar http://aguasegura.msal.gov.ar, perteneciente al Ministerio de Salud de la Nación.