PERPETUA A LOS GENOCIDAS

Después de casi dos años de debate oral y público, la Justicia del TOF 5 sentenció ayer a 18 de los genocidas en la Mega-causa ESMA. El SUTEBA, desde afuera, acompañó y celebró este día histórico.

El Tribunal Oral y Federal Nº 5, estaba integrado por los jueces Daniel Obligado, Ricardo Farías y Germán Castelli. Entre los sentenciados se encontraban: Astiz, Donda, Cavallo, Azic, Montes, Coronel, García Tallada, Capdevila, Acosta, Fotea, Weber, Scheller, Pernías, García Velasco, González, Savio, Rolón y Radice.

De los 18 represores, 12 fueron sentenciados a prisión perpetua: Jorge el “Tigre” Acosta (jefe operativo del principal centro clandestino de la Marina), Antonio Pernías, Ricardo Cavallo, Jorge Radice, Oscar Montes, Raúl Scheller, Alberto Eduardo González, Néstor Savio, Adolfo Miguel Donda, Julio César Coronel, Ernesto Weber y Alfredo Astiz, quien al escuchar la sentencia sacó pecho y una escarapela de algún lado para ponérsela en el saco. Esto provocó el enojo de las multitudes que seguían el juicio desde afuera del TOF 5, sin embargo, ese enojo no opacó la alegría de justicia.

Mientras que, Manuel García Tallada recibió 25 años, al igual que Juan Carlos Fotea. Por su parte, Carlos Capdevilla fue sentenciado a 20 años y Juan Antonio Azic a 18 años.

Hubo dos absoluciones: Juan Carlos Rolón y Pablo García Velazco. Este último, acusado por las víctimas como el jefe del operativo de Rodolfo Walsh. Sin embargo, ambos seguirán detenidos porque están procesados por otros casos de la megacausa.

Mientras se esperaba a que comenzara la lectura de las sentencias (que empezó 2 horas más tarde de lo estipulado, porque, según los jueces, "la demora obedeció a dificultades que se presentaron en la deliberación que excedió el tiempo inicialmente previsto") subió al escenario el Secretario General del SUTEBA y de la CTA Buenos Aires, Roberto Baradel, para brindar unas palabras: "En representación del SUTEBA y de la CTA quiero saludar a la Madres y a las Abuelas, a los familiares y a los H.I.J.O.S y decirles que los trabajadores los abrazamos permanentemente." Luego, continuó diciendo: "Hoy, estar aquí presentes, para nosotros es un compromiso de honor. En primer lugar para con nuestros 30 mil compañeros detenidos desaparecidos, pero también es un compromiso de honor por las generaciones que vendrán. Debemos construir un país donde no haya impunidad y este es un gesto fundamental y se lo debemos a la lucha de los organismos de Derechos Humanos, así como también a los trabajadores, a la lucha de nuestro pueblo y a la decisión política de un compañero como Néstor Kirchner". Inmediatamente, recordó "que mañana se va a cumplir, lamentablemente, un año de su fallecimiento", y agregó: "Cuando asumió, el 25 de mayo de 2003, dijo claramente 'no vine a la Casa Rosada a dejar las convicciones en la puerta' y no las dejó. Le ordenó al Jefe del Ejercito bajar el cuadro del dictador Jorge Rafael Videla, acompañó la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final y estos procesos contra la impunidad. Así que fuerza compañeros, y ahora vamos a asistir a una sentencia que va a ser clara y ejemplificadora, pero fundamentalmente, reparadora para todos ustedes".

"Nosotros, como organización sindical venimos hace mucho tiempo acompañando todo el proceso de los juicios. Alentamos que esto se siguiera haciendo aún en las épocas más difíciles, y en esta última etapa no ha sido tan difícil porque la verdad que se ha avanzado muchísimo, pero creemos que es fundamental que la organización de los trabajadores de la educación estén presentes en estos espacios", reflexionó antes del juicio la Secretaria de Derechos Humanos del SUTEBA, Rosana Merlos. Y además dijo: "Creemos que necesitamos un cambio cultural en toda la sociedad. Sin justicia, sin memoria, sin identidad recuperada no puede haber una sociedad libre, por eso, es fundamental que los maestros estemos comprometidos con esto para poder trasladarlo a las aulas y que los pibes que pasan por la escuela puedan conocer la historia verdadera."

Luego de que finalizara la lectura de las sentencias, la alegría se apoderó de todos los que estaban en las inmediaciones de Comodoro Py 2002. Desde el escenario pidieron esperar a que salieran los compañeros que habían presenciado el final del juicio desde adentro para que compartieran sus experiencias. Mientras que en la calle todo era llanto de alegría, canto y las fotos de los compañeros detenidos desaparecidos bien en alto. Se hizo justicia.




Fecha de publicación : 24-10-2011