MATERIAL GRÁFICO DE CÁNCER DE CUELLO DE ÚTERO

Es una de las afecciones más frecuentes en las mujeres. Lo podés prevenir con el PAP, un examen sencillo, eficaz y sin dolor.


En Argentina, es el segundo cáncer más diagnosticado en mujeres. Se estima que cada año se descubren alrededor de 3.000 casos nuevos y mueren aproximadamente 1.800 mujeres a causa de la enfermedad. Afecta principalmente a las mayores de 35 años.


Según datos del Programa Nacional de Prevención de Cáncer Cérvicouterino dependiente del Ministerio de Salud de la Nación la tasa de 2009 (últimos datos que se cuentan) en nuestro país fue de 7,5 cada 100.000 mujeres. En la Provincia de Buenos Aires este índice oscila desde el 7,5 al 18,9 según la localidad. Datos llamativos si consideramos que esta afección puede ser evitada fácilmente.

Causas y riesgo


El Cáncer de Cuello de Útero es causado por algunos tipos de HPV (Virus de Papiloma Humano). Este virus es común y se transmite generalmente a través de las relaciones sexuales. En la mayoría de los casos, el virus desaparece solo. La infección por HPV no significa cáncer, pero si la infección persiste, puede producir lesiones que con los años sí pueden convertirse en cáncer. Pueden pasar hasta 10 años para que ello suceda, por tal motivo, se puede prevenir.
Tanto en la instancia de las lesiones precancerosas como en el cáncer en sus estadios tempranos generalmente no producen síntomas.

Se puede prevenir


El cáncer de cuello de útero se puede prevenir mediante la realización del Papanicolaou o PAP en forma periódica. Este estudio se lleva a cabo en forma gratuita en los centros de salud y hospitales públicos de todo el país. Una vez concretado el control, es importante retirar los resultados para que el especialista esté en condiciones de realizar las indicaciones correspondientes y, de existir lesiones, no correr el riesgo de su evolución.

Destacado
Una manera simple y eficaz de prevenirlo es mediante la realización del Papanicolaou. Es un examen sencillo, eficaz, que dura sólo unos minutos.

Papanicolaou o PAP
El PAP es un examen que permite detectar células anormales o lesiones en el cuello del útero. Si bien puede causar algunas molestias, en general no es doloroso y dura sólo unos minutos. Es importante que la mujer esté tranquila y relajada durante la realización de la prueba. Ella se recuesta en la camilla ginecológica, un profesional las extrae con una espátula de madera el flujo del cuello del útero y lo coloca en un vidrio, luego se observan en el laboratorio.

El PAP tiene un alto grado de efectividad.
Se ha comprobado que los estudios realizados dentro de un programa de prevención organizado, reduce en un 80 % la incidencia y mortalidad por esta enfermedad.

Los especialistas y organismos de salud recomiendan la realización del PAP en las mujeres de 35 a 64 años y las mayores de 64 que nunca se lo hayan hecho. Si durante dos años seguidos el PAP dio negativo, se recomienda hacerlo cada tres años.


Por otro lado, quienes hayan ingresado en la etapa de la menopausia tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de cuello de útero dado que éste aumenta con la edad. La mayor incidencia y mortalidad por esta causa se encuentra en las mujeres mayores de 50 años, por eso es importante que se hagan el PAP después de la menopausia.

Resultados
Si el estudio da negativo significa que no se detectaron lesiones en el cuello del útero, por lo tanto, las células están sanas. Si un PAP es anormal o presenta alteraciones, quiere decir que Significa que hay algún tipo de lesión que se debe controlar y, en caso que sea necesario, tratar. Las lesiones de bajo grado en general no necesitan tratamiento, pero se recomienda su seguimiento con un PAP cada 6 meses. Para las lesiones de alto grado, existen diferentes tipos de tratamiento, que deben consultarse con el médico.

Es muy importante conocer los resultados!! Hay muchas razones para que un PAP pueda tener alteraciones y que requieran algún consejo médico, sin que esto signifique que haya un cáncer, pero es fundamental contar con el diagnóstico lo más temprano posible, de esta manera se podrá aplicar la terapéutica más adecuada.

Algunos consejos para prepararse:
No tenés que estar menstruando


Hasta dos días antes de la visita al médico:
No hagas duchas vaginales
No tengas relaciones sexuales
No uses tampones
No utilices geles o cremas vaginales
 
Derechos de las mujeres en relación con la realización del PAP
En nuestro país existe el Programa Nacional de Prevención de Cáncer Cervicouterino y el Plan para la Reducción de la Mortalidad Materno Infantil, de la Mujer y la Adolescente pertenecientes al Ministerio de Salud de la Nación. En ellos se establecen los siguientes derechos:

- Derecho a tener acceso a la consulta

- Derecho a que el PAP se realice en hospitales públicos y centros de salud de todo el país.

- Derecho a recibir atención GRATUITA para la realización del PAP.

- Derecho a recibir información en un lenguaje claro y preciso acerca del PAP y otros estudios que se realicen durante la consulta.

- Derecho a que se respete la privacidad, intimidad, y confidencialidad durante la consulta.

- Derecho a recibir los resultados del PAP en el transcurso del mes posterior a realizado el mismo.

- Derecho a recibir tratamiento adecuado en caso de necesitarlo.

Vacuna contra el HPV
La vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (HPV), se incorporó en el 2011 al calendario nacional, de esta manera, es obligatoria y gratuita para las niñas de 11 años de edad y se administra en tres dosis: a los dos meses de la primera aplicación se indica la segunda y luego de los seis meses de la primera dosis, se aplica la tercera y última dosis.

La vacuna alcanza la máxima protección inmunológica cuando es aplicada a las mujeres antes del primer contacto sexual y por eso la edad promedio indicada para recibirla es a los 11 años. Se puede usar hasta los 25 años de edad.
Hay que tener muy en cuenta que los controles ginecológicos periódicos, con la realización del Papanicolau, siguen siendo la mejor manera de detectar de forma temprana las lesiones de cuello de útero y permiten un tratamiento oportuno.

Resultado de nuestra lucha

SUTEBA logró en la paritaria docente el reconocimiento de 2 (dos) días hábiles por año para exámenes médicos preventivos y/o prácticas de prevención para la salud, con goce íntegro de haberes a titulares, provisionales y suplentes. De esta manera, todas las trabajadoras de la educación cuentan con una instancia para realizarse, entre otros, los exámenes correspondientes a la prevención y detección del cáncer de cuello de útero.

El Plan SER del IOMA cubre el 100 % del control ginecológico preventivo anual.
La orden de la chequera del Plan SER no debe ser autorizada previamente por la afiliada, esto significa que si concurre a la consulta preparada (ver Algunos consejos para prepararse) para la realización del PAP no hay motivo administrativo que obligue que la práctica se realice en una próxima consulta.

Para nuestras afiliadas SUTEBA brinda el Programa Salud de la Mujer.

Acercate a nuestros Centros de Atención Primaria o a las delegaciones del IOMA

No lo olvides: la mejor forma de prevenir el CA de cuello de útero es haciéndote el PAP lo antes posible.