Efemérides

14 AL 20 DE MAYO: SEMANA DEL PARTO RESPETADO

 

 

 

 

 

 

Un poco de historia


Desde el año 2003, durante el mes de mayo, la AFAR (Alliance Francophone pour l"Accouchement Respecté) estableció como uno de sus ejes la organización de este evento que busca sensibilizar y promover la importancia de los partos respetados. Este año se celebra bajo el lema "El Nacimiento y la Economía", y se trata de una semana en la que se organizan diversas acciones para dialogar y concientizar sobre los derechos que protegen a las madres e hijos al momento del nacimiento.
Según la página oficial de la AFAR, la Semana Mundial del Parto Respetado, es una oportunidad para conocer las opiniones internacionales sobre un asunto específico relacionado con la promoción de un parto respetado. Se proponen objetivos e ideas para realizar según un lema común. Luego agregan: "individuos o grupos pueden debatir los pasos específicos para aprovecharse del material que se haya preparado en conjunto y que está disponible en la página web www.smar.info: pósters, carpetas, folletos, etc. Pueden organizarse muchos eventos a más o menos gran escala, según el tiempo y grado de implicación de la gente o de los grupos: exposiciones, reuniones, conferencias.
La SMAR es una iniciativa de AFAR (Alliance Francophone pour l"Accouchement Respecté), una organización francesa no lucrativa fundada en 2003. Siendo un órgano autónomo de ciudadanos, no defiende ningún dogma o teoría ni tampoco muestra inclinación filosófica, médica, religiosa o política. Desde 2011 su coordinación ha sido entregado a la European Network of Childbirth Associations (ENCA)."

 

Nuestro país se suma con acciones y leyes


El Ministerio de Salud de la Nación adhiere a la semana mundial por un parto respetado. La cartera sanitaria reafirmó desde el comienzo de esta iniciativa, su compromiso con el modelo de maternidades centradas en la familia y con la divulgación de los derechos que las mujeres tienen durante el parto.


Según los especialistas, el parto comenzó a realizarse en hospitales a principios del siglo XX para disminuir la mortalidad materno-neonatal, pero en ese contexto se instaló la idea de que se trataba de algo parecido a una enfermedad. Las familias en general y las mujeres en particular perdieron protagonismo en un hecho muy trascendental en sus vidas y aceptaron las reglas de las instituciones.


De este modo, el parto se transformó en "un acto médico" cuyo significado científico dejó de lado otros aspectos esenciales para la familia. El equipo de salud pasó a ser el eje de las decisiones y comenzó a usar en todos los casos tecnologías y procedimientos destinados a los embarazos de riesgo. Esto fue alejando a las madres del parto natural sin que se lograse una mejora en los resultados perinatales.


En 1985, la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó una reunión en la ciudad brasileña de Fortaleza y de ese encuentro surgió la declaración "El nacimiento no es una enfermedad", que inició el proceso de transformación del modelo de atención. A esto se sumó un marco legal internacional y local que procura rescatar el papel activo que debe tomar la mujer y su familia en el cuidado del embarazo y del recién nacido.
En Argentina, la Ley 25.929 sobre Derechos de Padres e Hijos Durante el Proceso de Nacimiento fue aprobada el 26 de agosto de 2004.

Parto Humanizado - Ley nacional Nº 25.929 (Ver archivos adjuntos)


La Ley Nacional Nº 25.929 de Derechos de Padres e Hijos durante el Proceso de Nacimiento, establece la implementación "de una campaña destinada a concientizar a la sociedad, sobre la importancia del acompañamiento de la mujer en el parto por una persona de su elección, y de los beneficios que significa para la salud del binomio madre-hijo."


Dentro de los artículos más destacados, el documento afirma que dentro del territorio nacional: "Las obras sociales regidas por leyes nacionales y las entidades de medicina prepaga deberán brindar obligatoriamente las prestaciones establecidas en esta ley, las que quedan incorporadas de pleno derecho al Programa Médico Obligatorio."


En su artículo segundo, quedan taxativamente establecidos los derechos de la mujer en relación con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, dentro de los que se destacan: El derecho a ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos de manera que pueda optar libremente cuando existieren diferentes alternativas. A ser tratada con respeto, y de modo individual y personalizado que le garantice la intimidad durante todo el proceso asistencial y tenga en consideración sus pautas culturales. Al parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer, entre otros.


En el tercero se establecen los derechos del recién nacido: A ser tratado en forma respetuosa y digna. A su inequívoca identificación. A no ser sometido a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia, salvo consentimiento, manifestado por escrito de sus representantes legales, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética. A la internación conjunta con su madre en sala, y a que la misma sea lo más breve posible, teniendo en consideración su estado de salud y el de aquélla.


REGLAMENTACIÓN DE PARTO RESPETADO

 

LEMAS DE LAS CAMPAÑAS DE CADA AÑO:

2016: Del 16 al 22 de mayo, el mundo celebra la Semana Mundial del Parto Respetado, cuyo objetivo es promover la importancia de las maternidades centradas en la familia. "Mi cuerpo, mi decisión, mi bebé"

2012: "El nacimiento y la economía"

2011: "Dónde, cómo y con quién parir"