SARAMPIÓN

El sarampión sigue siendo una enfermedad común en muchas regiones del mundo. Se estima que ocurren anualmente 10 millones de casos y 164.000 muertes.

 Las complicaciones pueden ser graves y más comunes entre los niños menores de 5 años de edad y en adultos de más de 20 años. Por lo tanto, es preciso mantener coberturas de vacuna superiores al 95% en la población para reducir la posibilidad de la propagación del virus, en caso que se produzca su importación.

RECOMENDACIONES

El Ministerio de Salud de la Nación recomienda a todas las jurisdicciones del país, a los trabajadores de la salud, pertenecientes tanto al sector público como privado, especialmente los centros que brindan atención a viajeros, evaluar la cobertura antisarampionosa de la población, especialmente los ciudadanos que viajen a zonas donde existe circulación del virus.
Por otro lado, es clave mantener el alerta y sensibilizar la sospecha diagnóstica de sarampión y rubéola, tanto en residentes del país que hayan viajado a zonas donde está confirmada la circulación viral, así como también en turistas que residan en estas áreas y se encuentren visitando nuestro país.

Cualquier residente de la Argentina o turista que viaje a zonas de circulación viral, deben ser inmunes al sarampión y la rubéola antes de su partida: aplicar una dosis de vacuna antisarampionosa (doble o triple viral), si no certifican el siguiente esquema de vacunación:


o De 13 meses a 14 años DOS DOSIS de vacuna.
o De 15 a 50 años, certificar la aplicación de UNA DOSIS de vacuna durante las campañas de vacunación sarampión-rubéola en adultos (2006 al 2009).

Los trabajadores de salud de los sectores público y privado deben estar alerta ante la posibilidad de aparición casos de sarampión y rubéola.

Antecedentes
Ante la aparición de varios casos de sarampión durante el 2010, el 22 de agosto el Ministerio publicó una serie de recomendaciones de vacunación, dentro de las que se indica UNA DOSIS DE VACUNA TRIPLE VIRAL A TODOS LOS NIÑOS/AS DE ENTRE 6 Y 12 MESES DE EDAD DE PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y CABA. Además, quienes se hayan vacunado en las campañas de erradicación de la rubéola y tengan su constancia, no deberán hacerlo, ya que la vacuna es la misma.
 
La enfermedad
El Sarampión es una enfermedad viral aguda muy contagiosa que puede adquirir formas graves principalmente en niños menores de 5 años. Sus complicaciones pueden  ser por el mismo virus o por una sobreinfeccion bacteriana agregada e incluyen diarrea, otitis media,  neumonía ( esta constituye la causa más frecuente de muerte), o meningoencefalitis. Aunque generalmente se la considera una enfermedad de la niñez, puede afectar a personas  adultas.

Los síntomas del sarampión se manifiestan, generalmente, en dos etapas. En la primera, aparecen: fiebre,  catarro, irritación y mucosidad nasal, enrojecimiento de los ojos o conjuntivitis y fotofobia (sensibilidad a la luz). La segunda etapa comienza alrededor del tercer al séptimo día con una erupción rojiza que comienza a aparecer en la cara y se extiende por el resto del cuerpo. Las llamadas manchas de Koplik, pequeños puntos blancos que pueden verse en el interior de las mejillas, son características pero no aparecen en todos los casos.

El modo de transmisión
Es fundamentalmente de persona a persona, por diseminación de gotitas de saliva a través del aire, al estornudar o toser. La presencia del virus en esos aerosoles al mantenerse en suspensión, permite la transmisión aérea en lugares cerrados (consultorios e internaciones).

El período de incubación
Dura unos 10 días, y varía de 7 a 18 días desde la exposición hasta el comienzo de la fiebre, y unos 14 días hasta que aparece la erupción.

Son susceptibles de enfermar todas las personas que no han padecido la enfermedad o que no han sido vacunadas y hayan sido expuestas al virus.
El tratamiento es el de los síntomas de la enfermedad, con el debido control médico, pero no hay un tratamiento específico para los casos.

Aislamiento: los niños no deben asistir a la escuela hasta una semana después que apareció la erupción y con la debida indicación del médico tratante. En los hospitales el aislamiento respiratorio debe ser estricto.

Las medidas preventivas
Se basan, fundamentalmente, en la vacunación oportuna de la población susceptible.
Ante la aparición de casos sospechosos, se deben realizar acciones de bloqueo, dentro de las 72 horas de detectado el caso, a todas aquellas personas de 12 meses a 50 años que no acrediten vacunación con 2 dosis de Triple / Doble Viral o bien una dosis de Triple Viral y una de Doble Viral, y a todo aquel mayor de esta edad que manifieste no haber padecido la enfermedad.

Las medidas de control
Se basan en la notificación obligatoria a las autoridades de salud, el aislamiento de los niños, así como la vacunación.

La confirmación diagnóstica
La confirmación se realiza con datos clínicos, epidemiológicos y de laboratorio. Teniendo la certeza de sufrir la enfermedad se deberá seguir estrictamente las recomendaciones terapéuticas del profesional de la salud que lo asista.

¿Qué recomiendan las autoridades sanitarias?
La Directora del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, recomendó dos acciones fundamentales: la consulta temprana al médico y la vacunación. "Que la gente que no se vacunó en las campañas tenga una dosis extra y los chicos el calendario completo, con dos dosis de vacuna para los menores de cinco años", aconsejó.

En este sentido, si bien remarcó que "en el país estamos en una buena situación en función de la cobertura de vacunación y las campañas realizadas, de mujeres en 2006, de varones en 2008 y de menores de cinco años en 2009", Vizzotti advirtió que "hubo gente que no se vacunó en esas campañas y chicos que no tienen las coberturas de vacunación completas, por eso es necesario que se la apliquen ahora".

Las recomendaciones para evitar el sarampión es que todos los chicos deben tener el esquema de vacunación completo, y al año de vida y a los 6 años, recibir la vacuna triple viral.