ACTIVIDAD FÍSICA, DIETA Y EDUCACIÓN

Si bien la terapia con insulina es imprescindible para el tratamiento de la diabetes tipo 1, y que muchos diabéticos tipo 2 requerirán tratamiento farmacológico, la actividad física y la dieta conjuntamente con la educación continua del paciente son los pilares fundamentales del tratamiento de la diabetes.

Actividad física

Mejora la sensibilidad periférica a la insulina, mejora la tolerancia a la glucosa en algunos individuos, se suma a la dieta para promover pérdida de peso y mantenerlo, disminuye los factores de riesgo coronario, puede disminuir la dosis de insulina y de medicación oral, aumenta la capacidad de trabajo, enriquece la calidad de vida y mejora la autopercepción de salud y bienestar. En síntesis, todos los pacientes diabéticos deberían realizar actividad física.
Se aconseja tener precaución en pacientes con pobre control de sus glucemias, incapaces de prevenir la hipoglucemia cuando se efectúan ejercicios intensos o prolongados, pacientes con retinopatía proliferativa, neuropatía y arterioesclerosis de miembros inferiores. Se recomienda bicicleta o natación para pacientes con neuropatía, y caminatas, jogging o bicicleta para hipertensos. Es muy importante que el paciente diabético lleve una carta de identificación de diabetes, debe estar alerta a signos de hipoglucemia durante y después de la actividad física, tener siempre caramelos a mano para utilizarlos en caso de hipoglucemia, evitar la deshidratación tomando fluidos extra cuando realizan ejercicios intensos o hace calor.

Dieta

La alimentación debe ser balanceada en hidratos de carbono, grasas, proteínas y fibras. Se deben evitar los carbohidratos de rápida absorción como los dulces. Es muy importante el fraccionamiento en cuatro comidas para el diabético tipo 2 y sumarle dos colaciones para el tipo 1. La dieta cualitativa debe ser efectuada por un médico y la cuantitativa por el nutricionista en los casos más difíciles.
El diabético puede comer de todo, la clave está en la cantidad que se ingiere y en evitar los dulces. Hay una regla útil para los pacientes “COLAMI”, que significa Coma La Mitad. Para ello, es bueno servirse la comida en plato de postre.

No es un tratamiento sino un cambio de hábitos

Es importante no pensar el tratamiento del diabético como una restricción sino incorporar la idea de un cambio de hábitos de vida. Y consiste en pasar de una vida sedentaria a una con actividad física como práctica de rutina y, de la ingesta de alimentos ricos en grasas y calorías a la adecuada cantidad de calorías según el peso con la elección de alimentos más convenientes. El paciente debe comprender que estas modificaciones no dan resultados en una semana, sino que los efectos beneficiosos comienzan a evidenciarse a largo plazo.

Nuestro sindicato instrumenta el Programa de Atención del Adulto Sano un espacio de promoción y detección precoz de problemas de salud, donde los beneficiarios se pueden realizar controles periódicos y prácticas preventivas, más la orientación y/o derivación a otros niveles de atención.
Ante cualquier duda o consulta deben acercarse a nuestros Centros de Atención Primaria o a su médico de cabecera.



Fecha de publicación : 12-11-2010