DECLARACIÓN FINAL DEL II ENCUENTRO: HACIA UN MOVIMIENTO PEDAGÓGICO LATINOAMERICANO

El pasado 19 de septiembre, en homenaje al natalicio de Paulo Freire, se inició el Segundo Encuentro hacia un Movimiento Pedagógico Latinoamericano en Recife (Brasil) con la participación de delegaciones de los países de América Latina.

23/09/2013

Integran la delegación Argentina de CTERA, una representación de compañeros/as de SUTEBA: Silvia Almazan (Sec. Educ. y Cultura), Rosana Merlos (Sec. DDHH), Néstor Carasa (Ed. Especial), Marta Suárez (Delegada paritaria) y Sandra Ramal (Ed. Superior).

En este marco, la Internacional de la Educación para América Latina emitió la declaración final del II Encuentro Hacia un Movimiento Pedagógico Latinoamericano:

La defensa del derecho social a la educación pública

  • Que concebimos el Movimiento Pedagógico Latinoamericano como un proceso que busca poner el derecho a la educación pública, gratuita, laica y con calidad integral en el centro del debate social y fortalecer la participación de las y los trabajadores de la educación en la formulación de la política educativa, estableciendo un vínculo permanente con las comunidades educativas, estudiantes y todos los sectores sociales comprometidos con la defensa de la educación pública, frente al lucro y el comercio educativo.
  • Que sostenemos nuestra demanda de una educación pública que sea responsabilidad del Estado, dado que sólo el Estado garantiza derechos, que se financie con fondos públicos y que se piense desde y para los contextos sociales, comprometida con construir espacios educativos que contemplen la diversidad y protejan los derechos laborales.
  • Que las propuestas que buscamos elaborar defienden una educación pública que abra el camino para pensarnos como pueblos soberanos, como sociedades igualitarias que luchamos por superar las políticas neoliberales que incentivan la competencia entre trabajadoras y trabajadores, el individualismo en el aprendizaje y la comercialización de la educación en todos los niveles.
  •  Que estamos trabajando desde las bases de nuestras organizaciones y con los aportes de trabajadoras y trabajadores de la educación, quienes están tomando la palabra para recuperar el pensamiento pedagógico que produce el trabajo docente.
  • Que en el proceso del Movimiento pedagógico latinoamericano, construiremos propuestas de políticas que se conviertan en políticas de Estado, que contemplen nuestras demandas relativas a la educación pública y justicia social, a modelos de evaluación que fortalezcan el sistema educativo, a la conducción democrática, a la construcción del currículo, a la subordinación de las tecnologías a un proyecto educativo, a la valoración del trabajo docente y al financiamiento de la educación pública en todos sus niveles.


La integración latinoamericana

  • Los pueblos latinoamericanos caminamos hacia la construcción de sociedades más democráticas, más incluyentes y más equitativas. Hemos logrado derrotar el ALCA en el año 2005 y hemos constituido iniciativas de integración en términos solidarios, soberanos y horizontales como son MERCOSUR; UNASUR, el ALBA y la CELAC.
  • Algunos países de nuestra región han llevado al poder gobiernos del campo democrático y popular que han logrado alejarse de las políticas neoliberales y alcanzar la participación gremial en la elaboración de políticas públicas. En los países donde aún persisten gobiernos de signo neoliberal, las conquistas de países vecinos se han convertido en referentes para la lucha política y para la demanda de derechos.
  • Nuestra región enfrenta ahora el desafío de avanzar y profundizar las conquistas de derechos colectivos e individuales y de fortalecer la educación pública como una herramienta más en este avance.
  • Con el Movimiento Pedagógico Latinoamericano los sindicatos de la educación aportamos al proceso de integración latinoamericana al pensar la dirección político pedagógica de la educación pública para nuestros pueblos. En ese sentido hemos dado pasos importantes al proponer que los currículos escolares contemplen la historia latinoamericana pasada y reciente y en defender que las materias del currículo sean amplias y diversas y consecuentes con el contexto social.
  • Las organizaciones debemos vincular cada vez más nuestros temas de debate y de acción a la pregunta por la nueva pedagogía que queremos construir, a la nueva pedagogía desde la que queremos actuar para profundizar las transformaciones sociales, políticas y culturales en nuestros países.


Las organizaciones sindicales como interlocutores sociales

  • Todo el proceso del Movimiento Pedagógico Latinoamericano, y en especial este II Encuentro, nos interpela a los sindicatos de la educación como interlocutores sociales. Tenemos la tarea de desarrollar una capacidad -constante y sistemática- de reflexión y de elaboración de propuestas educativas que contemplen la globalidad de la realidad social, económica, política y cultural, sin dejar de lado el compromiso de representación y de movilización de nuestro sector.
  • Que el movimiento pedagógico demanda un movimiento sindical capaz de establecer un vínculo vivo con las comunidades es la participación del magisterio en los distintos espacios de la sociedad, en los procesos en que se debaten los temas de la agenda nacional, regional o local-comunitaria en relación con los procesos de cambios que va demandando la sociedad y que superan el espacio concreto de las instituciones educativas.
  • Debido a que se promueve el diálogo y la elaboración conjunta de propuestas, el Movimiento Pedagógico Latinoamericano fortalece la unidad interna de cada sindicato y la coordinación intersectorial, propicia procesos de consolidación de la conciencia sindical y de la asunción de una mayor identidad y compromiso de los sindicatos de la educación con los derechos de toda la clase trabajadora.


El II Encuentro: Hacia un Movimiento pedagógico latinoamericano y un plan de acción regional

  • Una tarea inmediata del Movimiento Pedagógico es institucionalizar una práctica de valoración, investigación, difusión y visibilización de las experiencias y pensamiento pedagógico que produce el trabajo docente en los diferentes niveles del sistema educativo.
  • Aunado a ello se deben recuperar, el tiempo y el espacio para la práctica del trabajo colectivo docente como proceso inherente de un acto educativo verdaderamente político.
  • Contemplar que el II Encuentro pedagógico Latinoamericano en el 2015 destaque las experiencias, investigaciones y propuestas pedagógicas que actualmente se están implementando en los diferentes países de la región.


En la tierra de Paulo Freire, al cumplirse noventa y dos años de su natalicio, el Movimiento Pedagógico Latinoamericano reafirma su compromiso con la militancia por una educación al servicio de la liberación, que se enraíce en las luchas emancipatorias de los pueblos de América Latina y El Caribe, de las que las trabajadoras y los trabajadores de la educación somos parte indisoluble.

Fotos: http://www.ei-ie.org/

Fecha de publicación : 24-09-2013