20/07/2017

La noche del 20 de julio de 1976, la ciudad del Libertador General San Martín y la localidad de Calilegua sufrieron un apagón total de electricidad a las 22 hs. (salvo en la fábrica de la empresa Ledesma). En esos momentos, el pueblo fue sitiado por la Policía de la Provincia de Jujuy, la Policía Federal, el Ejército y la Gendarmería Nacional.

Testimonios de vecinos que vivieron los hechos relatan que al momento del corte de luz se habían imaginado que se trataba de un corte común, para reparar alguna instalación eléctrica o que era producto de un desperfecto.
Pero cuando la gente comenzó a escuchar ruidos de frenadas, arrancones bruscos de autos, personas que abrían puertas a patadas y gritos de la gente, los pobladores se percataron de que el pueblo de Ledesma estaba viviendo un episodio de represión y secuestro.

Según varias investigaciones, las fuerzas represivas secuestraron a más de 400 personas, 55 de las cuales continúan desaparecidas: todos fueron llevados a centros clandestinos de detención en los galpones del Ingenio Ledesma, donde permanecieron atados y encapuchados.

Este episodio es uno más de la Dictadura que buscó implementar una feroz represión para disciplinar a la sociedad y transformarla en todos los planos: político, económico, social y cultural; eliminando cualquier oposición a su proyecto refundacional y aniquilando toda acción que intentara disputar el poder.

HOY MÁS QUE NUNCA: ¡MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA!