GUARDAPOLVOS

¿Tus hijo/as necesitan guardapolvos? Pedilos gratuitamente en SUTEBA.

Desde el 1° de octubre SUTEBA da inicio al PROGRAMA DE ENTREGA GRATUITA DE GUARDAPOLVOS para hijos/as de afiliados de Nivel Inicial:

Salas de 3, 4 y 5 años, y de 1° a 6° Grado de la EPB.

Los pedidos deberán realizarse en las Seccionales.

Los requisitos son: estar afiliado/a al Sindicato con sus aportes al día. Los nuevo/as afiliados deben tener como mínimo un aporte al solicitarlo y continuidad en los mismos al retirar. El hijo/a que recibirá el guardapolvo debe figurar de alta en el padrón de familiares.
Si ambos cónyuges están afiliados se generan dos beneficios, tanto en guardapolvos como en los subsidios (nacimiento, adopción, matrimonio, fallecimiento, ajuar -pañales y mochila).


Como lo hacemos desde 1990 nos es grato poder entregarle a nuestros afiliado/as que lo necesiten los guardapolvos para que sus hijo/as asistan a la escuela. Esta acción, se encuadra en nuestros lineamientos y objetivos sindicales como un símbolo en defensa de la escuela pública, la democracia y la igualdad.



Un poco de historia
No existe un origen cierto de quién inventó el guardapolvo en Argentina, algunos se lo adjudican a Domingo F. Sarmiento, otros se autoproclaman creadores como Pablo Pizzurno,  Julia Caballero Ortega –maestra de una escuela de Avellaneda, provincia de Buenos Aires-, Antonio Banchero - en la escuela Presidente Roca, de Libertad y Tucumán, ciudad de Buenos Aires-,  el profesor Pedro Avelino Torres, egresado del Mariano Acosta y ,finalmente, Matilde Figueira de Díaz, que fue incluida en el Diccionario de Mujeres Argentinas por considerársela la inventora del guardapolvo.
Lo cierto es que en 1915 se promulga un decreto que no sólo autoriza sino que recomienda el uso de delantales blancos para el personal docente de las escuelas de la Capital. Se lo consideró "buena práctica", porque "además de inculcar en los niños la tendencia de vestir con sencillez, suprimirá la competencia en los trajes entre el mismo personal." (Circular 101 del CNE, 23 de diciembre de 1915, Expediente 19). La regulación comenzó con los docentes ya que debían dar el ejemplo del régimen ético y estético que luego adoptarían los niños y sobre todo las niñas.
Rápidamente los guardapolvos comenzar a ser utilizados por los niños y los adultos en las escuelas públicas. En 1919, el gobierno de Hipólito Yrigoyen establece que sean las cooperadoras escolares las que provean los guardapolvos en el caso de que las familias no pudieran comprarlos, ahora sí, generalizándose su uso.
Más allá de creadores, normas y decretos, los cierto es que en casi todos los casos el objetivo era la regulación de vestuarios y apariencias homogéneas en nombre de la democracia, la salud y la equidad entre los niños y las niñas, ya que con la utilización del guardapolvos se evitaba hacer visible las diferencias en la calidad y costo de la vestimenta, en definitiva, se pretendía aminorar la diferenciación entre grupos sociales.

Finalmente, si pensamos en nuestro pasado y presente como sindicato, nuestro compromiso político e identidad, debemos decir que para nuestro país y la comunidad docente en particular, el guardapolvo es unos de los símbolos que representa a la escuela pública. Es por ello que durante la protesta docente organizada alrededor de la Carpa Blanca (1997-1999), se entregaban guardapolvos blancos a los visitantes "ilustres" como emblemas de la lucha por la defensa de la escuela pública, en contra el ajuste estructural neoliberal.?