DENGUE EN EMBARAZADAS

Los síntomas son similares a los del resto de la población: aparición de fiebre acompañada de cefalea de predominio frontal, dolor retroocular más dolor en las articulaciones y en los músculos (artromialgias), malestar general y erupción cutánea.

 

 

Los efectos de la enfermedad son el reflejo de la severidad de las distintas formas clínicas de la misma, determinadas a su vez por factores como la infección secuencial, la virulencia de la cepa, las características individuales de las personas y otros factores epidemiológicos como la condición social, que puede tener influencia en la presentación y en la severidad de los efectos mórbidos durante la gestación.

 

Es importante a tener en cuenta:

• El embarazo no parece incrementar el riesgo de contraer dengue ni de predisponer a un cambio en la evolución de la enfermedad.

• El dengue no parece afectar la evolución satisfactoria del binomio madre-hijo durante el transcurso del embarazo.

• La embarazada puede continuar el curso normal de su embarazo, vigilando la salud fetal.

• Tanto el Diagnóstico como el Tratamiento de la embarazada con dengue, no difieren del indicado para el resto de la población.

• No hay mayores complicaciones durante el puerperio de las embarazadas que padecieron dengue, que en el resto de las puérperas.

• La lactancia materna debe ser continuada y estimulada, y la misma parece ejercer efecto protector al neutralizar al virus dengue.

 

Prevención y cuidados

  •  Evitar ir a lugares donde la enfermedad es prevalente y también evitar el contacto con las personas que la padecen.
  •  Tomar medidas para controlar las picaduras de mosquito: repelentes, cubrirse brazos y piernas, enrejados de metal en la ventana. 
  •  Consultar inmediatamente ante la aparición de los síntomas mencionados.