DEL 16 AL 22 DE MAYO 2022: SEMANA MUNDIAL DEL PARTO RESPETADO

17/05/2022

UN POCO DE HISTORIA Y DE PROTECCIÓN LEGAL PARA EL PARTO RESPETADO

El parto comenzó a realizarse en hospitales a principios del siglo XX para disminuir la mortalidad materno-neonatal, pero en ese contexto se instaló la idea de que se trataba de algo parecido a una enfermedad. Las familias en general y las mujeres en particular perdieron protagonismo en un hecho muy trascendental en sus vidas y aceptaron las reglas de las instituciones.


De este modo, el parto se transformó en "un acto médico" cuyo significado científico dejó de lado otros aspectos esenciales para la familia. El equipo de salud pasó a ser el eje de las decisiones y comenzó a usar en todos los casos tecnologías y procedimientos destinados a los embarazos de riesgo. Esto fue alejando a las madres del parto natural, sin que se lograse una mejora en los resultados perinatales.
En 1985, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud celebraron una conferencia sobre tecnologías adecuadas para el parto en la ciudad de Fortaleza, Brasil. En la Declaración que se conoce con el nombre de esa ciudad sudamericana, se explicita que toda mujer tiene derecho a una atención prenatal adecuada y a cumplir un papel central en todos los aspectos de esa atención. Incluye su participación en la planificación, ejecución y evaluación integral del procedimiento. Los factores sociales, emocionales y psicológicos son fundamentales para comprender la manera de prestar una atención perinatal adecuada.


Las recomendaciones de esa declaración están presentes en la Ley Nº 25.929 que se sancionó en nuestro país en el año 2004, conocida como la Ley de Parto Respetado, que rige en todos los lugares del país y alcanza a los efectores de los tres subsectores (Público, Privado y de Obras Sociales y Empresas de Medicina Prepaga).Fue aprobada el 26 de agosto de 2004, establece la implementación "de una campaña destinada a concientizar a la sociedad sobre la importancia del acompañamiento de la mujer en el parto por una persona de su elección y de los beneficios que significa para la salud del binomio madre - hijx".


El término "parto respetado" o "parto humanizado" hace referencia al respeto a los derechos de las personas gestantes, las niñeces y sus familias en el momento del nacimiento. Promueve el respeto a las particularidades de cada familia (etnia, religión, nacionalidad), acompañándola a través de la toma de decisiones seguras e informadas.
El parto respetado implica generar un espacio donde la persona gestante y el/la recién nacidx/a sean protagonistas, donde el nacimiento se desarrolle de la manera más natural posible y un cambio de paradigma dentro de la atención obstétrica. Cuando hablamos de parto respetado nos referimos a que la persona gestante siga su propio pulso de parto evitando todo tipo de intervenciones innecesarias, así como a decidir la forma de controlar el dolor durante el parto.
La Ley garantiza tu derecho a:


Un parto normal, que respete tus tiempos.
Que no te discriminen.
Que se respete tu intimidad.
Elegir a la persona que te acompañará durante el trabajo de parto, el parto y el posparto.
Que tu bebé esté en su cuna a tu lado, durante toda la internación (a menos que necesite cuidados especiales).
Que vos y tu familia reciban toda la información necesaria, en un lenguaje claro, sobre tu estado y la evolución del parto y del bebé.
Conocer los beneficios de amamantar y los cuidados que necesitan tanto el recién nacidx como vos en esta etapa de la vida.


En lo que respecta a las prácticas en el momento del parto, la OMS:


Recomienda la utilización de métodos no farmacológicos que contribuyen a reducir el uso de medicación en el parto, entre ellos se cuentan: utilización de banco de parto; disponibilidad de ducha caliente; aplicación de calor local; libre movimiento; realización de masajes; utilización de elementos como pelota, liana, lenteja de parto, etc.
Desaconseja algunas prácticas muy generalizadas en la atención del parto que han demostrado no reportar ningún beneficio o incluso ser nocivas para la salud de la madre y/o del recién nacidx, tales como: episiotomía de rutina; tactos vaginales repetidos en lapsos de tiempo menor al recomendado y/o realizados por varias personas; monitoreo continuo en embarazadas sanas con inicio de trabajo de parto espontáneo; rasurado vulvo-perineal; enemas evacuantes; utilización de analgesia farmacológica u otra medicación sin consentimiento de la persona gestante.




¿Qué ha cambiado desde la sanción de la Ley de Parto Respetado en nuestro país?

A partir de otras leyes nacionales (Matrimonio entre personas del mismo sexo, Identidad de género, etc.) y el debate social acerca de cuerpos con capacidad de gestar resulta necesaria una lectura y aplicación de la Ley Nacional Nº 25.929 con perspectiva interseccional que incluya a las diversidades sexuales, culturales, étnicas, garantizando los derechos establecidos con un enfoque de género.


La Ley de Identidad de Género no vincula el reconocimiento del derecho a ninguna modificación corporal, por lo que no exige en modo alguno que las personas pierdan su capacidad reproductiva. En este sentido nuestro país reconoce, con fuerza de ley, que hay hombres e identidades no binarias con capacidad gestante y reproductiva cuya identidad y corporalidad debe ser respetada. En este mismo sentido y en el marco de la justicia reproductiva, el parto respetado debe incluir el compromiso identitario para con las mujeres y disidencias afro, indígenas, migrantes y demás identidades heterogéneas entendiendo las desigualdades que las atraviesan.


La Ley Nº 26.485 (De Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres) define a la violencia obstétrica como aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales.


Este tipo de violencia no puede naturalizarse, en cada sala de parto se ponen en juego la vida y la integridad de las personas gestantes y sus hjxs. Este no es solo un problema médico institucional, resulta necesario un cambio cultural profundo de creencias, concepciones, prejuicios y supuestos profundamente arraigados que invisibilizan la voz, los deseos y las decisiones de las personas gestantes para transitar el parto.


El lema del año 2022: "Muchas formas de parir, los mismos derechos" alude a las múltiples formas de transitar los procesos, poniendo el foco en la particularidad y protagonismo de las personas gestantes y sus familias y en la igualdad de derechos especialmente para trabajar la garantía de la ley en torno a los ejes de discapacidad, interculturalidad, diversidad, acompañamiento y posición al momento del parto, así como corresponsabilidad y puerperio dentro de la atención perinatal.

El derecho a maternar y paternar en la adolescencia y juventud siendo Estudiante


Por otra parte, las maternidades y paternidades adolescentes requieren un tiempo considerable de su parte para el cuidado de sus hijxs, que coincide con el tiempo que necesitan para asistir a la Escuela. La Ley Nacional Nº 25.584/02 (modificada por la Ley Nº 25.808/03) protege a cualquier Estudiante en estado de gravidez o durante el periodo de lactancia y a lxs Estudiantes en su carácter de progenitores, de toda acción institucional que impida el inicio o continuidad del ciclo escolar o que produzca efectos de marginación, estigmatización o humillación.


Desde la Escuela debemos construir, a partir del conocimiento normativo, un acompañamiento a Estudiantes gestantes que respete cada configuración familiar y a sus vínculos afectivos.


En este sentido, la GUÍA DE IMPLEMENTACIÓN DEL PARTO RESPETADO EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES es un herramienta que brinda información e invita a la reflexión para prevenir violencias y entender a la salud de manera integral.
Existen múltiples formas de transitar el embarazo y muchas formas de parir, todas deben estar amparadas por los mismos derechos. La podés encontrar en el adjunto a esta nota
¿Qué es la cesárea respetada o humanizada?Una cesárea humanizada o respetada es aquella en la que se tienen en cuenta tus prioridades o preferencias, intentando reproducir las condiciones y los beneficios de un parto natural.


¿Qué diferencia hay con una cesárea tradicional?La presencia del/la acompañante. Si la cesárea no se produce por motivos de urgencia que puedan hacer peligrar la vida entonces no hay motivo para apartar al/la acompañante de la sala de partos. Así ejerce una función de apoyo y sostén.Una cesárea respetada procura imitar algunos procedimientos del parto vaginal, como por ejemplo permitir el primer contacto piel con piel de la madre y del niño. Se realiza un pinzamiento tardío del cordón, es decir se espera un minuto o más después del nacimiento (o hasta que deje de latir) para mantener el flujo sanguíneo entre la placenta y el bebé
Se permite iniciar la lactancia materna si es la opción que has elegido. Si lo deseás, podés hacer la primera toma en la camilla del quirófano en cuanto tu bebé muestre interés por el pecho
Es cierto que la mujer que acaba de dar a luz por cesárea necesita más controles y tratamiento antes de poder ser llevada a su habitación junto con su bebé. Pero en una cesárea humanizada, quien acompaña es quien acompaña en todo momento.
¿Cuándo es posible una cesárea respetada?Aunque es posible más menudo de lo que se realiza, existen situaciones en las que no se puede practicar, o al menos no todas las actuaciones. Es el caso en el que por alguna complicación o problema de salud, se requiera una atención médica inmediata. Por ejemplo, que la cesárea sea urgente porque el nacimiento debe ser inmediatamente, cuando hay un riesgo de sangrado por placenta previa, parto prematuro, etc.
¿Qué beneficios tiene la cesárea humanizada?El dejar salir al bebé despacio y por sus medios, le ayuda a expulsar el líquido de sus pulmones como ocurre con las contracciones en el parto vaginal, y le permite iniciar la respiración de forma más fisiológica.
Es posible el contacto piel con piel, además de ser una sensación maravillosa facilita su adaptación al medio exterior.
¿Puedo pedir una cesárea respetada?Sí. De igual manera que podés realizar un plan de parto, podés realizar un plan de cesárea cuando es programada. El nacimiento siempre es un momento único e inolvidable y el hecho de que sea por cesárea no es motivo para que se pueda disfrutar plenamente.¿Se pueden prevenir las cesáreas innecesarias?


Además de aspectos clínicos y éticos en lo que respecta a los equipos de salud, se plantea la cuestión del DERECHO de las personas gestantes, sus familias y las personas por nacer a que el momento del nacimiento sea reconocido en su condición de acto fundante de la salud de las personas y sus vínculos con el entorno y las personas que reciben y son recibidas en ese acontecimiento.


Esa perspectiva de derecho se propone no medicalizar cuando no es necesario un acontecimiento natural de la vida de las personas que requiere sostén y acompañamiento, así como cuidados disponibles para cuando se presenta o se prevé una complicación.


El ejercicio de ese derecho y su disfrute requieren un abordaje por parte del equipo de salud que ubique en el lugar protagónico a la familia que espera la llegada de una nueva vida. La persona gestante tiene que ocupar un lugar activo y estar acompañada por quien ella indique, o si lo prefiere estar sola. Deberá estar informada y/o preparada para que pueda indicar al equipo cuáles son sus preferencias para las intervenciones que corresponden a un trabajo de parto y parto vaginal sin complicaciones, así como recibir información del proceso y el consentimiento para la intervención cesárea si por presentarse complicaciones lo requiriese.


Una encuesta de opinión realizada en nuestro país para conocer qué se sabe y opina respecto de las cesáreas y partos, señala que el 55 % de lxs argentinxs cree que las operaciones cesáreas van a seguir aumentando, aunque el 45 % cree que es muy importante promover el parto natural. El trabajo muestra que el 27 % de la población considera que las mujeres prefieren el parto por cesárea, mientras que el 46 % opta por el parto natural. El 87 %, además, acuerda con que la cesárea en Argentina se realiza a veces sin necesidad médica.


Esta encuesta da cuenta de una tarea por hacer con la población y también con los equipos e instituciones de salud, así como en la formación de grado y en servicio de los profesionales de las disciplinas involucradas.


Los elementos determinantes para garantizar derechos son la vigencia en nuestro país de la Ley Nacional Nº 25.929 y la propuesta de Maternidades Centradas en la Familia impulsadas por los organismos internacionales (OMS – OPS - UNICEF). Los cuatro elementos destacados en los países que logran tener los menores porcentajes de nacimientos por cesárea en el mundo (países nórdicos y Reino Unido) son:


1) La atención y el seguimiento del embarazo están en manos de las parteras, no de personas individuales sino equipos o instituciones.
2) Los equipos coinciden en que el parto debe estar centrado en la persona gestante y realizarse con el menor intervencionismo posible.
3) Las mujeres tienen en general mucho conocimiento de sus derechos sexuales y reproductivos.
4) Predomina en esos países el sistema de salud público y es universal.


Es fundamental que las instituciones reorganicen el cuidado de la atención del embarazo y el parto. Si eso no sucede es difícil que baje la tasa de cesáreas a los niveles de 10 a 15 % que indican los organismos internacionales y sociedades científicas como razonables y justificados en razones de salud.


Esa transformación en las instituciones puede estar coordinada por la autoridad sanitaria, pero requiere además y fundamentalmente una participación activa de la comunidad, partiendo del reconocimiento de las cesáreas innecesarias y los daños que acarrean y de la reivindicación del derecho de la persona por nacer, la persona gestante y su grupo familiar a vivir el parto en su dimensión vital, singular e irrepetible.


La maternidad será deseada o no será. El parto y el nacimiento deben ser respetados y concebirse como un hecho trascendental, natural e irrepetible.




------------------------------------------------


Actividades del Colegio de Obstétricas de la Provincia de Buenos Aires para esta semana: tres webinar acerca de los derechos en la semana del parto respetado que estarán disponibles también para seguir en el canal de YouTube.


https://copba-cs.org.ar/etiqueta/semana-mundial-del-parto-respetado/