COMIENZA EL JUICIO POR LA REPRESIÓN DEL 2001 EN BUENOS AIRES

Hoy comienza el juicio oral contra el ex secretario de Seguridad del gobierno de la Alianza, Enrique Mathov y ex altos jefes policiales por cinco de los homicidios cometidos durante la represión del 20 de diciembre de 2001.

23/02/2014

Ante el hartazgo generalizado de la sociedad frente a un modelo conservador y excluyente, la pérdida de puestos de trabajo, una "revolución productiva" que terminó en 25% de desocupación y 50% de pobreza -la más alta y sostenida de la historia-, el aparato productivo desmantelado, el entramado de corrupción, la certeza del negociado impune, la política de desconstrucción de toda noción de comunidad, el triunfo en las urnas que derrotó al menemismo alentró ciertas esperanzas ante la posibilidad de terminar con la ignominia; poner fin al dolor. Sin embargo, lo que se aproximaba fue una etapa oscura y compleja que llevó al Pueblo hasta las puertas del infierno. Doce años después, el Tribunal Oral Federal 6 iniciará el juicio que tendrá audiencias tres veces por semana.

Mathov será juzgado por los homicidios culposos producto del "abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público" que según la acusación de los fiscales Patricio Evers y el fallecido Horacio Comparatore provocaron además lesiones a otras 117 personas.

Por los mismos cargos se sentarán en el banquillo de los acusados el ex jefe de la Policía Federal en ese gobierno, Rubén Santos –hoy jubilado– y los ex comisarios de la misma fuerza Raúl Andreozzi y Norberto Gaudiero en esta causa que estuvo a cargo del juez federal Claudio Bonadio.

Todos están procesados por los homicidios culposos de los manifestantes Gastón Riva, Carlos Almirón, Gustavo Benedetto, Diego Lamagna y Alberto Márquez.

Las principales querellas estarán en manos de abogados del Centro de Estudios legales y Sociales (CELS) y de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI).

El ex presidente De la Rúa fue sobreseído en distintas instancias judiciales pese a la apelación de los querellantes que llevaron su reclamo hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación y, por lo tanto, no será parte de este juicio.