15 DE JULIO: SANCIÓN DE LA LEY N° 26.618/2010 - MATRIMONIO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO

El 15 de julio de 2010, Argentina se convertía en el primer país latinoamericano en avalar el casamiento entre personas del mismo sexo. Este hito político y social reconoció a las poblaciones de la diversidad sexual como sujetos de derechos.

La sanción de la Ley N° 26.618, conocida como Ley de Matrimonio Igualitario, constituye una modificación del Código Civil Argentino y permitió la celebración del matrimonio entre personas del mismo sexo en nuestro país. Representó la conclusión de una lucha de más de 30 años del movimiento LGBTTTIQ+, siendo además un antecedente para la sanción de otras leyes como la Ley N° 26.743 de Identidad de Género, el Decreto N° 1006/2012 de Reconocimiento Igualitario para hijos, hijas e hijes y la Ley N° 26.862, de Fertilización Asistida; entre otras.

Formalmente, la conquista de este derecho se tradujo también en licencias, reconocimiento filiatorio a ambxs integrantes de la pareja y herencias; produciendo un hito importantísimo en la lucha contra la discriminación.

El Matrimonio Igualitario tuvo un impacto universal: tanto en las personas según la orientación de su deseo afectivo y sexual como en el territorio nacional y latinoamericano. Muchos otros países de Latinoamérica se sumaron luego en el reconocimiento de este derecho. A esto se sumó, años más tarde, la Resolución del 2017 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que reconoce al matrimonio igualitario y a la identidad de género como derechos protegidos por el pacto de San José de Costa Rica.

La creación del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidades es producto de la confluencia entre los feminismos, las centrales de lxs Trabajadorxs y el movimiento LGBTTTIQ+. Escuchando esta voluntad plural, y poniendo atención a la transversalización de las políticas antipatriarcales desde esta perspectiva, conseguimos la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y, recientemente, la Ley de Cupo e Inclusión Laboral Travesti Trans.

Hace 11 años, la Ley de Matrimonio Igualitario nos abrió el camino.

¡Seguimos luchando por un país más justo para todxs!