SUTEBA PRESENTE EN LAS ZONAS MÁS AFECTADAS

SOLIDARIDAD CON LOS INUNDADOS

30/01/2017 


El día 18 de enero, el Secretario General de SUTEBA, Roberto Baradel, se encontró con los afiliados damnificados por la inundación en La Emilia. Allí, se solidarizó con las familias afectadas y acompañó a los compañeros, escuchándolos y trabajando para mejorar la preocupante situación.


El Sindicato acercó, de esta manera, los subsidios para contener a los damnificados y llevar la ayuda necesaria para afrontar las inundaciones. 


Luego, Baradel se presentó también junto al SUTEBA San Nicolás con La Secretaria General, Bibiana Giglio, en Villa Padel, donde se encuentra el centro de distribución de elementos varios. En dicho lugar, y acompañado por representantes de la CTA, entregó mercadería para los autoevacuados de la zona. 


Allí, el SUTEBA siguió estando presente de la mano Silvia Almazán, Secretaria de Educación y Cultura, quien acercó recursos y colaboró junto a SUTEBA San Nicolás, que ofrecieron una ayuda continua a los afectados. 


Por otra parte, el viernes 27 SUTEBA recorrió cinco establecimientos educativos de La Emilia (JIRIMM 1, JARDIN 904, EP 3, EP 18, SECUNDARIA 8 Y TECNICA 5) y conversó con los directivos y docentes que allí permanecen realizando las tareas de limpieza. 


La situación es altamente preocupante, ya que si bien tienen anunciado que la provincia y el municipio se harán cargo de poner en condiciones los establecimientos para el 13 de febrero, aún no se presentó nadie a anunciarles el Plan de Obras que se está exigiendo. 


En el relevamiento realizado se encontró: - Docentes, alumnos y voluntarios comprometidos que siguen sacando papeles, muebles y herramientas totalmente mojados e infectados. - El piso del pañol de le Técnica hundido, con caños de gas que corren peligro. - Peligro de electrificación en todos los establecimientos. - Humedad en las paredes donde fue retirado el revestimiento en todas las escuelas. Esta humedad se expande presentando hongos que se reproducen rápidamente. - Aún no se ha podido retirar algunos segmentos de revestimiento lo cual significa una amenaza para la salud y requiere personal adecuado para retirarlo. - Sigue sin proporcionarse la desinfección, dado que ningún edificio ha sido alcanzado. - No cuentan con elementos de protección más que los que han recibido en días posteriores a la inundación, tampoco elementos de limpieza. - Elementos imprescindibles para dicatar clases tales como: Pizarrones, muebles, maquinarias y herramientas han sido totalmente alcanzados por la inundación. - Las paredes deben ser picadas y trabajadas para luego ser pintadas. 


Por todo esto, SUTEBA le exige a las autoridades que, con urgencia, se implemente la ejecución de un Plan de Obras Integral, coordinado y con personal especializado. El compromiso de los Equipos de Conducción y docente no alcanza. El gobierno provincial está poniendo en riesgo la salud de los y las Trabajadoras de la Educación ante las condiciones en las que se encuentran tanto en lo edilicio como el mobiliario y la papelería. 


Asimismo, el Sindicato remarca que estos compañeros están afectados emocionalmente ya que ven perdido todo su trabajo de años (a pesar de las condiciones que no eran óptimas incluso antes de esta inundación). Ellos necesitan asistencia médica (algunos tienen erupciones y están varias horas rasqueteando y limpiando) y psicológica; sobre todo porque la mayoría son habitantes de La Emilia y sus casas también fueron afectadas por el agua. 

El SUTEBA exige la sesión permanente de la UEGD con participación de la DPI, las autoridades municipales y provinciales, los Equipos de Conducción de esas escuelas y participantes de la comunidad emiliana para monitorear las obras con personal especializado y coordinado; como así también tener comunicación con quien esté al frente de ese operativo. 


Si esto continúa así, el 13 de febrero nadie podrá hacerse presente en su puesto de trabajo, tampoco los alumnos podrán asistir a los exámenes, de no cumplir con las condiciones de salubridad, con el mobiliario e infraestructura adecuados para que no exista amenaza de enfermedades ni accidentes; sin las condiciones de enseñar y aprender dignas.