¡MAESTRO CARLOS FUENTEALBA, PRESENTE!

04/04/12-Al cumplirse el quinto aniversario del asesinato de nuestro compañero Carlos Fuentealba, CTERA realizó un acto en su sede de Chile 654. CTERA sigue exigiendo juicio y cárcel común para el ex gobernador Jorge Sobisch principal responsable de la brutal represión donde fue asesinado Carlos Fuentealba.

En el acto estuvo presente el Secretario General de SUTEBA, Roberto Baradel, y dijo: "Es un día que nos recuerda la brutalidad de las clases dominantes que intentan acallar la voz de los trabajadores a través de la represión, el asesinato y la muerte". Además, recordó: "Carlos era el ejemplo de la militancia". "Hay que tener presentes a Sandra (esposa) y a sus hijas que debe ser un día muy duro para ellas", reflexionó Baradel. Por último, declaró: "Hay que redoblar la apuesta y exigir justicia completa para Carlos y para los trabajadores y, para que eso pase, se tiene que procesar a Jorge Sobisch y a todos los funcionarios que ordenaron la represión".


También habló el Secretario General de la CTA, Hugo Yasky, y dijo: "Hoy tenemos la oportunidad de reivindicar otra vez a otro compañero trabajador abatido por la violencia de las clases dominantes. Para nosotros Fuentealba no fue el resultado del descontrol represivo de una marcha determinada, sino una política que deliberadamente las clases dominantes de la Argentina han ejecutado de manera sistemática para reprimir y para tratar, fundamentalmente, de quebrar la resistencia y las luchas populares". Por otro lado expresó: "Tenemos que tener presente que el  gobernador de ese momento, Jorge Sobisch, hacía campaña con afiches en todo el país proponiéndose como el futuro presidente de los argentinos, diciendo que él iba a asegurar el orden. Y que ese orden se lograba aplicando mano dura. De manera que lo de Fuentealba no fue un acto casual, fue un acto deliberado. Es verdad que podía haber sido Fuentealba o cualquier otro compañero o compañera, pero lo que es cierto es que ese día existió la determinación de agregarle a los afiches un segundo mensaje: Somos también capaces de matar."

Además, estuvo presente la Secretaria General de CTERA, Stella Maldonado, quien habló emocionada y sostuvo: "Rememoramos a Carlos, a su lucha y a lo que significó él como ejemplo de militante popular y su compromiso con la escuela pública". Luego, se tomó un tiempo para hablar de la causa y sus responsables: "No nos alcanza de ninguna manera que esté preso con prisión perpetua su asesino material, José Poblete. Es muy importante que esté preso, fue un primer paso fundamental que lo conseguimos con toda la docencia organizada en la CTERA y el coraje y la valentía de Sandra Rodriguez de Fuentealba." Sin embargo, remarcó: "Es imprescindible que se continúe investigando y que se pueda procesar, juzgar y condenar a toda la cadena de mandos que en Neuquén ese día dieron la orden de reprimir la movilización en Arroyito. Sabemos que esto es sumamente difícil, porque la propia corporación política de Neuquén cubre la posibilidad de que sea juzgado el ex gobernador Sobisch". Para finalizar, dijo: "Además de continuar acompañando todo lo que Sandra y su familia decidan seguir haciendo, también vamos a hacer una presentación en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos". "Es imprescindible no bajar los brazos en esta causa, porque no solamente hace a la reparación de justicia por este crimen, sino que hace también al fortalecimiento de la democracia y del Estado de derecho", concluyó Stella Maldonado.

A cinco años del asesinato del compañero Carlos Fuentealba los docentes y todos los argentinos seguimos firmes en la lucha y el reclamo de justicia para que su crimen no quede impune. Ya logramos que se condene al autor material, ahora exigimos cárcel a los autores intelectuales de la represión del 4 de abril de 2007. No nos olvidamos, seguiremos luchando.

HACIENDO MEMORIA:

El 4 de abril de 2007, después de varios días sin obtener respuesta por parte del gobierno provincial, los docentes deciden en asamblea cortar la Ruta Nacional 22 (a la altura de Arroyito). En respuesta al corte, Jorge Sobisch da la orden a la policía de la provincia de impedir que los manifestantes cortaran la ruta. Comienza la represión. Los efectivos empiezan a arrojar gases lacrimógenos y balas de goma, acompañados también por un carro hidrante que interviene en la represión. Muchos de los docentes se refugian en una estación de servicio cercana y otros son perseguidos por policías a pesar de ya haberse retirado de la ruta.
Cabe recordar que durante la década del 90 el menemismo llevó a los trabajadores a sufrir el mayor avance de la precarización laboral. El entonces gobernador de Neuquén y uno de los discípulos de Menem, Jorge Sobisch, a través de transferencias de recursos al sector privado desmanteló la educación (y la salud) provincial, llevándola a funcionar con los recursos básicos. Los docentes de la provincia de Neuquén se mantuvieron durante varios años reclamando a través de pedidos de audiencias, petitorios y un sin fin de medidas institucionales. Pedían por la recomposición salarial, el pase a planta permanente de todos los contratados y el pase al básico de los aportes no remunerativos, entre otras reivindicaciones. Sin embargo, no obtuvieron ninguna respuesta.

Una vez expulsados los docentes de la ruta y tras una conversación entre dirigentes y policías en la estación de servicio, se detiene el accionar policial y los docentes se retiran en grupo, a pie y en autos, hacia la ciudad de Senillosa, escoltados por camionetas policiales. Hasta que sin aviso, las camionetas policiales se adelantan a la caravana,  y reanudan el uso de la fuerza.

Es entonces cuando el Cabo José Darío Poblete dispara, a unos dos metros de distancia, una granada de gas lacrimógeno hacía el Fiat 147 donde, en el asiento trasero, viajaba Carlos Fuentealba. El proyectil atraviesa el vidrio del auto e impacta en la nuca de Fuentealba, causándole un hundimiento de cráneo. Los demás manifestantes no podían comprender lo que acababa de pasar. Entre gritos, llantos y desesperación, rápidamente llamaron a una ambulancia para que traslade a Carlos al hospital más cercano.

Una vez en el hospital provincial, Fuentealba fue sometido a dos operaciones y finalmente murió al día siguiente. El día en que murió tenía 40 años y dos hijas de 10 y 14 años. Desde entonces, CTA CTERA, ATEN y SUTEBA han acompañado a Sandra Rodriguez de Fuentealba en el reclamo por el juicio y castigo a los responsables del asesinato. Se realizaron marchas, movilizaciones, junta de firmas, petitorios y todo tipo de actividades artísticas.

Gracias a la lucha docente, el martes 8 de julio 2008, la Cámara Criminal Primera de Neuquén condenó a prisión perpetua con la inhabilitación absoluta y perpetua al policía Darío Poblete. Esta sentencia se conoció como Causa Fuentealba I. Sin embargo, la lucha no terminó ahí, desde las distintas organizaciones sindicales y organismos de derechos humanos se sigue exigiendo por la Causa Fuentealba II para que se realice el juicio y castigo a los responsables intelectuales y políticos, con el ex-gobernador de la provincia Jorge Sobisch a la cabeza.

Es importante que hoy reflexionemos sobre el valor de la vida, sobre el vacío que ha dejado en un aula del país, tan aberrante muerte. Hoy una familia, un grupo de alumnos, y los docentes todos llevamos cinco años sin la presencia de un ser noble, comprometido, solidario, que se brindaba enteramente a los demás. Hoy podemos hablar de la bronca y la tristeza que nos causó su muerte, pero también tenemos que hablar de fuerza y acción concreta para que no claudiquemos en nuestro reclamo por juicio y castigo a los culpables.

 

 





Fecha de publicación : 04-04-2012