31 de Enero

LA ASAMBLEA DEL AÑO XIII: UN HITO IMPORTANTE Y NECESARIO

A 200 años de aquel hito histórico que nos fue marcando rumbo en nuestra historia, hoy repensamos cuales son las huellas que quedan en la constitución de nuestra identidad , que nos guiaron en la lucha popular por la independencia, teniendo como horizonte la liberación nacional, la soberanía popular y  la construcción de una Patria Grande Latinoamericana, que aún se está gestando.

A 200 años de aquel hito histórico que nos fue marcando rumbo en nuestra historia, hoy repensamos cuales son las huellas que quedan en la constitución de nuestra identidad ,  que nos guiaron en la lucha popular por la independencia, teniendo como horizonte la liberación nacional, la soberanía popular y  la construcción de una Patria Grande Latinoamericana, que aún se está gestando.

La convocatoria a la Asamblea fue efectuada por los sectores con una mayor definición revolucionaria, para declarar la independencia, proclamar una constitución que diera forma a una república. Si bien estos propósitos no se llevaron a cabo, sin embargo la Asamblea dio importantes señales en la dirección señalada.

La Asamblea realizó una serie de rupturas significativas con el antiguo régimen, instaló la perspectiva política de declarar la independencia, asumió la soberanía por primera vez en nombre del pueblo, y no del rey Fernando VII, creó o legalizó una serie de símbolos de carácter independentista y republicanos, propició cambios importantísimos en el plano social y del derecho civil, como la parcial liberación de los esclavos o la liberación de la servidumbre de los indígenas, si bien la adopción y puesta en práctica en la vida social de estos principios demandó años o décadas. Pero si bien pueden debatirse diversos aspectos de éstas medidas, sin duda significaron un avance en cuanto a las libertades y derechos, o al menos esas eran las intenciones de quienes así legislaron, y eso importa destacar aquí.

No puede soslayarse el aspecto oscuro de esta experiencia política (particularmente el período conducido por Alvear), que se encuentra en el desencuentro con el federalismo radical, democrático y popular de José Gervasio de Artigas, que llevó a la guerra civil. Pero a la par, es preciso resaltar como la línea que planteaba llevar adelante la lucha por la independencia en forma indeclinable pudo sostenerse, en particular por José de San Martín, que en 1814 – luego de un fugaz paso por el Ejercito del Norte- había sido designado a su pedido gobernador de Cuyo, donde comenzaría a organizar el futuro ejército de los Andes. En sus manos la revolución volvería a tomar dimensión continental. Y no por un azar del destino, Bernardo de Monteagudo lo acompañaría en ese camino, como auditor del Ejército del los Andes.

Por todo ello esto puede considerarse a la Asamblea del Año XIII como un hito importante y necesario entre el pronunciamiento autonómico de mayo de 1810 y el independentista de julio de 1816.

 

Por Juan Balduzi
Secretaría de Cultura 
Suteba-CTA

Fecha de publicación : 31-01-2013