CHICHA MARIANI CREE QUE SU NIETA ES MARCELA NOBLE

La fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo dijo que llegó a esa conclusión "por datos que le fueron llegando" y por rasgos físicos.

Para mí, Marcela es mi nieta." La frase fue pronunciada por María Isabel Chorobik de Mariani, "Chicha", una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, ante el Tribunal Oral Federal Nº 6. "Marcela" es Marcela Noble Herrera, la heredera de la empresaria periodística Ernestina Herrera de Noble. Si la hipótesis de Chicha Mariani fuera cierta, Marcela sería, en realidad, Clara Anahí Teruggi Mariani, hija de Diana Esmeralda Teruggi y Daniel Enrique Mariani, ambos asesinados por la dictadura. Chicha sostuvo que llegó a esa conclusión por datos que le fueron llegando a lo largo de los años y "por rasgos físicos" de la hija adoptiva de Herrera de Noble, especialmente sus manos. En cualquier caso, esa hipótesis sólo puede ser confirmada o descartada por el análisis genético comparativo, que aún no fue posible.

Chicha Mariani tiene 86 años de edad y desde 1989 no pertenece, orgánicamente, a Abuelas, por discrepancias internas. Ayer se convirtió en una testigo anticipada del juicio oral que comenzará el 7 de marzo del año próximo, por el "plan sistemático" de robo de bebés, hijos de víctimas de la represión de Estado lanzada el 24 de marzo de 1976.

El relato, cargado de tensión, identificó al ex policía Juan Fiorillo, oficialmente muerto ("yo tengo dudas de eso", dijo Mariani), como la persona que colocó a Clara Anahí en el asiento trasero de un automóvil utilizado por "los esbirros" del general Ramón Camps en el operativo. La orden la habría dado el propio Camps.

Clara Anahí "fue secuestrada por los militares luego de que bombardearan la casa de mi hijo y mi nuera, en la calle 30 entre 55 y 56 de La Plata, el 24 de noviembre de 1976, y la mataran a ella (por su nuera) y a otras cuatro personas." Su hijo sobrevivió, porque no se encontraba en el lugar. Pero fue asesinado el 1 de agosto de 1977. A la niña también intentaron hacerla pasar por muerta.

"Supe por vecinos que un bombero la sacó a Clara Anahí por el costado de la casa y que se la llevó a Camps, quien le dijo ‘ponela en ese coche’, en el que estaba Fiorillo. Se dirigió por la calle 30 hacia el Hospital Italiano", escenario de una revisión médica previa a la entrega.

La abuela fundadora recordó que pidió ayuda al sacerdote platense José Montes para reencontrarse con su nieta, y que a una promesa inicial de cooperación siguieron advertencias para que "no molestara más", se "dejara de joder", y que a la pequeña "la tenía alguien de mucho poder y que no se la podían sacar".



Fecha de publicación : 13-10-2010