24 de Abril de 2014

Suteba
PROMOCIÓN SOCIAL » Efemérides » FEBRERO

3 DE FEBRERO DE 1813: BATALLA DE SAN LORENZO

Se conoce con el nombre de  Batalla de San Lorenzo al combate librado en este lugar de la provincia de Santa Fe el 3 de febrero de 1813, entre el ejército realista español que avanzaba al mando del Capitán español Antonio de Zabala, y los independentistas argentinos, y constituyó el inicio triunfal de la campaña libertadora del General José de San Martín, además de ser el único combate que éste libró en territorio argentino

El gobierno de Buenos Aires había mandado al General José de San Martín al frente del Regimiento de Granaderos a Caballo para defender las costas del Río Paraná de los saqueos acometidos por las tropas realistas. Los españoles se habían hecho fuertes en la Plaza de Montevideo y empezaron a realizar raids por el río Paraná con el objetivo de saquear y destruir todo asentamiento que se encontraron cerca del río.

San Martín, forzando la marcha, llegó y ocultó a sus hombres detrás de los muros del Convento de San Carlos, en San Lorenzo, y el 3 de febrero de 1813 a las 5:30 los realistas desembarcaron en las barrancas, tal como él lo había previsto, frente al convento, y marcharon confiados hacia el edificio, en una zona que hasta el momento no presentaba defensas.


Allí precisamente fueron sorprendidos y emboscados por los granaderos, tomando desprevenidos a un enemigo superior, dividiendo sus fuerzas en dos y flanqueándolos. Estos dos grupos de 60 hombres atacaron a los realistas por los flancos derecho e izquierdo con arrojo y tenacidad, derrotándolos en sólo 15 minutos pese a la resistencia y a la artillería que presentaron.


Pese a la superioridad española en armamentos y hombres (eran 250 realistas y dos cañones de artillería), el factor sorpresa obró a favor de los 125 soldados integrantes del recientemente creado Regimiento de Granaderos a Caballos, sin artillería. Este constituía el núcleo principal de la campaña libertadora que comandaba San Martín, quien pudo haber muerto al quedar aprisionado debajo de su caballo herido por la metralla.



Parte del combate de San Lorenzo suscrito por el Coronel José de San Martín, al Superior Gobierno.
San Lorenzo, 3 de febrero de 1813

Exmo. Señor.
Tengo el honor de decir a V.E. que en el día 3 de febrero los granaderos de mi mando en su primer ensayo han agregado un nuevo triunfo a las armas de la patria. Los enemigos en numero de 250 hombres desembarcaron a las 5 y media de la mañana en el puerto de San Lorenzo, y se dirigieron sin oposición al colegio San Carlos conforme al plan que tenían meditado en dos divisiones de a 60 hombres cada una, los ataques por derecha e izquierda, hicieron no obstante una esforzada resistencia sostenida por lo fuegos de los buques, pero no capaz de contener el intrépido arrojo con que los granaderos cargaron sobre ellos sable en mano: al punto se replegaron en fuga a las bajadas dejando en el campo de batalla 40 muertos, 14 prisioneros de ellos, 12 heridos sin incluir los que se desplomaron, y llevaron consigo, que por los regueros de sangre, que se ven en las barrancas considero mayor numero. Dos cañones, 40 fusiles, 4 bayonetas, y una bandera que pongo en manos de V.E. y la arrancó con la vida al abanderado el valiente oficial D. Hipólito Bouchard. De nuestra parte se han perdido 26 hombres, 6 muertos, y los demás heridos, de este número son: el capitán D. Justo Bermúdez, y el teniente Manuel Díaz Velez, que avanzándose con energía hasta el borde de la barranca cayó este recomendable oficial en manos del enemigo.


El valor e intrepidez que han manifestado la oficialidad y tropa de mi mando los hace acreedores a los respetos de la patria, y atenciones de V.E.; cuento entre estos al esforzado y benemérito párroco Dr. Julián Navarro, que se presentó con valor animando con su voz, y suministrando los auxilios espirituales en el campo de batalla: igualmente lo han contraído los oficiales voluntarios D. Vicente Mármol, y D. Julián Corvera, que a la par de los míos permanecieron con denuedo en todos los peligros.


Seguramente el valor e intrepidez de mis granaderos hubieran terminado en este día de un solo golpe las invasiones de los enemigos en las costas del Paraná, si la proximidad de las bajadas no hubiera protegido su fuga, pero me arrojo a pronosticar sin temor que este escarmiento será un principio para que los enemigos no vuelvan a inquietar a estos pacíficos moradores.

Dios guarde a V.E. muchos años. San Lorenzo febrero 3 de 1813.
JOSE de SAN MARTIN



En San Lorenzo, San Martín fue salvado de la muerte por la valiente acción de dos de sus hombres cuando se encontraba aprisionado en el suelo por la muerte de su caballo. Uno fue el granadero puntano Juan Bautista Baigorria, quien mató al realista que estaba a punto de ultimar al Libertador; el otro fue el correntino Juan Bautista Cabral, quien murió tras liberar a San Martín del caballo que lo mantenía contra el piso. La historia cuenta que tras recibir dos heridas mortales, Cabral repite, agonizando, su célebre frase: "muero contento… hemos batido al enemigo."
Cabral era una persona negra que servia a la familia Cabral, y le fue ofrecido a San Martín como ayuda para su patriótica misión. Por esta acción le es otorgado un reconocimiento nacional y es incluido en la Marcha de San Lorenzo en la parte que dice "Honor, Honor, al Gran Cabral!!!"